20 episodios

Recuperamos las voces hispanoamericanas, los poemas universales.

Poemarios Podium Podcast

    • Libros

Recuperamos las voces hispanoamericanas, los poemas universales.

    Pablo Neruda: Pido silencio

    Pablo Neruda: Pido silencio

    Ahora me dejen tranquilo.
    Ahora se acostumbren sin mí.

    Yo voy a cerrar los ojos

    Y sólo quiero cinco cosas,
    cinco raices preferidas.

    Una es el amor sin fin.

    Lo segundo es ver el otoño. 
    No puedo ser sin que las hojas 
    vuelen y vuelvan a la tierra.

    Lo tercero es el grave invierno, 
    la lluvia que amé, la caricia 
    del fuego en el frío silvestre.

    En cuarto lugar el verano 
    redondo como una sandía.

    La quinta cosa son tus ojos, 
    Matilde mía, bienamada, 
    no quiero dormir sin tus ojos, 
    no quiero ser sin que me mires:
    yo cambio la primavera 
    por que tú me sigas mirando.

    Amigos, eso es cuanto quiero. 
    Es casi nada y casi todo.

    Ahora si quieren se vayan.

    He vivido tanto que un día 
    tendrán que olvidarme por fuerza, 
    borrándome de la pizarra:
    mi corazón fue interminable.

    Pero porque pido silencio 
    no crean que voy a morirme:
    me pasa todo lo contrario:
    sucede que voy a vivirme.

    Sucede que soy y que sigo.

    No será, pues, sino que adentro 
    de mí crecerán cereales, 
    primero los granos que rompen 
    la tierra para ver la luz, 
    pero la madre tierra es oscura:
    y dentro de mí soy oscuro:
    soy como un pozo en cuyas aguas 
    la noche deja sus estrellas 
    y sigue sola por el campo.

    Se trata de que tanto he vivido 
    que quiero vivir otro tanto.

    Nunca me sentí tan sonoro, 
    nunca he ten

    • 2 min
    Gabriela Mistral: Dame la mano

    Gabriela Mistral: Dame la mano

    Dame la mano y danzaremos;
    dame la mano y me amarás.
    Como una sola flor seremos,
    como una flor, y nada más...

    El mismo verso cantaremos,
    al mismo paso bailarás.
    Como una espiga ondularemos,
    como una espiga, y nada más.

    Te llamas Rosa y yo Esperanza;
    pero tu nombre olvidarás,
    porque seremos una danza
    en la colina, y nada más...

    • 57 segundos
    Pablo Neruda: Soneto 83

    Pablo Neruda: Soneto 83

    Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche, 
    invisible en tu sueño, seriamente nocturna, 
    mientras yo desenredo mis preocupaciones 
    como si fueran redes confundidas. 

    Ausente, por los sueños tu corazón navega, 
    pero tu cuerpo así abandonado respira 
    buscándome sin verme, completando mi sueño 
    como una planta que se duplica en la sombra. 

    Erguida, serás otra que vivirá mañana, 
    pero de las fronteras perdidas en la noche, 
    de este ser y no ser en que nos encontramos 

    algo queda acercándonos en la luz de la vida 
    como si el sello de la sombra señalara 
    con fuego sus secretas criaturas

    • 1m
    Gabriela Mistral: Canción amarga

    Gabriela Mistral: Canción amarga

    ¡Ay! ¡Juguemos, hijo mío, 
    a la reina con el rey! 

    Este verde campo es tuyo. 
    ¿De quién más podría ser? 
    Las oleadas de la alfalfa 
    para ti se han de mecer. 

    Este valle es todo tuyo. 
    ¿De quién más podría ser? 
    Para que los disfrutemos 
    los pomares se hacen miel. 

    (¡Ay! ¡No es cierto que tiritas 
    como el Niño de Belén 
    y que el seno de tu madre 
    se secó de padecer!) 

    El cordero está espesando 
    el vellón que he de tejer. 
    Y son tuyas las majadas, 
    ¿De quién más podrían ser? 

    Y la leche del establo 
    que en la ubre ha de correr, 
    y el manojo de las mieses 
    ¿de quién más podrían ser? 

    (¡Ay! ¡No es cierto que tiritas 
    como el Niño de Belén 
    y que el seno de tu madre 
    se secó de padecer!) 

    ¡Sí! ¡Juguemos, hijo mío, 
    a la reina con el rey!

    • 1m
    Pablo Neruda: Poema 10

    Pablo Neruda: Poema 10

    Esclava mía, témeme. Ámame. ¡Esclava mía!
    Soy contigo el ocaso más vasto de mi cielo,
    y en él despunta mi alma como una estrella fría.
    Cuando de ti se alejan vuelven a mí mis pasos.
    Mi propio latigazo cae sobre mi vida.
    Eres lo que está dentro de mí y está lejano.
    Huyendo como un coro de nieblas perseguidas.
    Junto a mí, pero dónde? Lejos, lo que está lejos.
    Y lo que estando lejos bajo mis pies camina.
    El eco de la voz más allá del silencio.
    Y lo que en mi alma crece como el musgo en las ruinas.

    • 1m
    Gabriela Mistral: Desolación

    Gabriela Mistral: Desolación

    La bruma espesa, eterna, para que olvide dóndeme ha arrojado la mar en su ola de salmuera.La tierra a la que vine no tiene primavera:tiene su noche larga que cual madre me esconde.
    El viento hace a mi casa su ronda de sollozosy de alarido, y quiebra, como un cristal, mi grito.Y en la llanura blanca, de horizonte infinito,miro morir intensos ocasos dolorosos.
    ¿A quién podrá llamar la que hasta aquí ha venidosi más lejos que ella sólo fueron los muertos?¡Tan sólo ellos contemplan un mar callado y yertocrecer entre sus brazos y los brazos queridos!
    Los barcos cuyas velas blanquean en el puertovienen de tierras donde no están los que no son míos;sus hombres de ojos claros no conocen mis ríosy traen frutos pálidos, sin la luz de mis huertos.

    • 2 min

Top podcasts en Libros

Otros usuarios también se han suscrito a

Más de Podium Podcast