20 episódios

Mero cristianismo1 (traducido también como Cristianismo... ¡Y nada más!) es un libro de C. S. Lewis, adaptado de una serie de charlas realizadas en 1943 y transmitidas por la BBC mientras Lewis se encontraba en Oxford durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado como un clásico sobre apologética cristiana.

Las transcripciones de las emisiones, con pequeños añadidos realizados por Lewis, aparecieron originalmente en tres publicaciones separadas tituladas Argumento a favor del cristianismo (publicado en 1942), Comportamiento cristiano (1943) y Más allá de la personalidad (1944).2

Mero Cristianismo (C. S. Lewis) Luis M Disidente

    • Cristianismo
    • 5.0 • 1 avaliação

Mero cristianismo1 (traducido también como Cristianismo... ¡Y nada más!) es un libro de C. S. Lewis, adaptado de una serie de charlas realizadas en 1943 y transmitidas por la BBC mientras Lewis se encontraba en Oxford durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado como un clásico sobre apologética cristiana.

Las transcripciones de las emisiones, con pequeños añadidos realizados por Lewis, aparecieron originalmente en tres publicaciones separadas tituladas Argumento a favor del cristianismo (publicado en 1942), Comportamiento cristiano (1943) y Más allá de la personalidad (1944).2

    Los nuevos hombres

    Los nuevos hombres

    En este último punto del libro, lo que se trata básicamente, es el tema sobre el cambio, el pasar de ser un criatura de Dios a ser hijo de Dios.
    La primera muestra de esto, nos lleva a dos mil años atrás. No todos los hombres son iguales y el convertirse en un hombre nuevo, nos traería como consecuencia perder lo que ahora llamamos “nosotros mismos”. Lo cual sería lo ideal, ya que debemos salir de nosotros y dirigirnos hacia Cristo, para así poder tener “la mente en Cristo”. Cuanto más logremos liberarnos y alejarnos del “nosotros mismos” y permitamos que El se encargue de nosotros, mas nos convertiremos en nosotros mismos.
    Es inútil intentar ser nosotros mismos sin Él.
    No lograremos obtener un autentico ser, si no entregamos nuestro ser a Cristo para que se encargue de el. Para ello, debe haber una autentica entrega del ser y Cristo nos dará ciertamente una autentica personalidad, su personalidad (Perded vuestra vida y la salvareis).
    Busca a ti mismo y a la larga encontrarás solo odio, soledad, desesperación, furia y ruina. Pero buscar a Cristo y lo encontrarás y con Él todo lo demás.

    • 18 min
    Gentes agradables u hombres nuevos

    Gentes agradables u hombres nuevos

    Como bien dije en el punto anterior, Dios busca hacernos perfecto a todos y es una de las consecuencias que sufriríamos poniéndonos en sus manos. Por lo tanto aquellos que lo hagan se volverán perfecto en sabiduría, en el amor, en el gozo, en la belleza y en la inmortalidad como lo es El.
    Los buenos sentimientos, las nuevas perspectivas, tener mayores intereses en la religión no significan nada de nada, a menos que lo hagamos llevando a nuestro comportamiento a un nivel mucho mejor del que se encuentra.
    Como en toda religión, existen personas cristianas malas como también existen personas cristianas buenas, lo que no tienen nada que ver con el ser cristiano o no ya que eso depende de la persona y de nadie más.
    Si eres una persona buena, ten cuidado porque se espera mucho de aquellas personas a las que se les da demasiado. Sin embargo, si eres una pobre criatura, lo único que debes hacer es seguir adelante, porque Dios sabe lo que eres, por lo tanto pide que hagas lo que puedas.
    El mero mejoramiento no es la redención. Dios se hizo hombre para convertir a las criaturas en hijos.

    • 20 min
    Contemos el costo

    Contemos el costo

    Si le das la mano a Nuestro Señor, te tomara el codo. Docenas de personas van a Él para que las sane de un pecado en particular del que se avergüenzan o que les esta dañando la vida cotidiana. Bien, El los sanara, pero no se detendrá ahí. Puede que eso sea todo lo que pedias; pero si una vez renunciaste a Él, te va a dar el tratamiento completo.
    Es por eso que El advirtió a la gente que “calcularan el costo” antes de hacerse cristianos. Si nos ponemos en sus manos, no exponemos a que nos haga perfectos, sin importar el sufrimiento que nos tenga que costar en nuestra vida terrenal. Sin embargo tenemos libre albedrio, por lo que podemos echarlo.
    Este Ayudador que, a la larga, no se satisfará con nada menos que la perfección absoluta, también se sentirá encantado con el primer débil y vacilante esfuerzo que hagas mañana para cumplir el mas simple de los deberes. Todo padre se siente complacido con los primeros pasos de su hijo pequeño. Por lo tanto es fácil complacer a Dios, pero no satisfacerlo.
    La demanda de Dios por la perfección no debe desanimarte de tus intentos por ser bueno, ni siquiera por tus fracasos actuales. Cada vez que caigas, El te volverá a levantar.
    Tenemos que darnos cuenta que Él nos guía a la perfección absoluta. Lo importante es lo que Dios tiene intención de que fuéramos cuando nos creó. El mandamiento “Sed perfectos” quiere decir que Dios va a convertirnos en criaturas que puedan obedecer ese mandamiento. El proceso es largo y en parte muy doloroso, pero eso es lo que nos espera.

    • 10 min
    ¿Es fácil o difícil el cristianismo?

    ¿Es fácil o difícil el cristianismo?

    El camino cristiano es duro y fácil. Cristo nos dice: “Denme todo. No quiero tanto de su tiempo y tanto de su dinero y tanto de su trabajo: los quiero a Ustedes. No he venido a atormentar a su yo natural, sino a matarlo. Ninguna medida a medias sirve. No quiero cortar una rama aquí y otra allá, quiero botar todo el árbol. No quiero taladrar el diente, o ponerle una corona, o detener la carie, sino extraerlo. Entrega todo tu ser natural, todos los deseos que crees inocentes junto con los que piensas malvados, todas tus prendas. Lesa daré un nuevo ser a cambio. De hecho, les daré Mi Propio Ser: mi propia voluntad será la de ustedes”.
    Cristo mismo a veces describe el camino cristiano como muy difícil y otras veces como muy fácil. La cosa más imposible es entregar todo tu yo a Cristo. Pero es mucho más fácil que lo que todos intentamos hacer a cambio. Porque lo que intentamos es permanecer en lo que llamamos “nosotros mismos” y eso es exactamente lo que Cristo nos previno que no podíamos hacer.
    El verdadero problema de la vida cristiana aparece donde la gente usualmente no lo busca. Aparece en el momento mismo en que despiertas cada mañana. Todos tus deseos y esperanzas para el dia se abalanzan sobre ti y tu primera tarea cada mañana es empujarlos atrás.
    Dios se hizo hombre para un único fin, incluso es dudoso que el universo haya sido creado para otro fin que ese.

    • 11 min
    Supongamos que

    Supongamos que

    Nosotros no somos Hijos de Dios, cuya voluntad e intereses son los mismos que lo del Padre; somos un manojo de miedos, esperanzas, avaricia, celos y vanidad egoístas, destinados a la muerte. Estamos disfrazados de Cristo por que el nos ordeno que así sea.
    El Cristo en Persona, Hijo de Dios que es hombre y Dios, están realmente de nuestro lado y están ya desde ese momento ayudándonos a transformar nuestro fingimiento en realidad.
    Cristo no actúa en nosotros solamente a través de lo que llamamos “vida religiosa”, sino que lo hace de muchas maneras. Actúa a través de la naturaleza, nuestros cuerpos, de los libros, a veces a través de las experiencias que parecen anti-cristianas.
    Cuando nos transformamos en un nuevo pequeño Cristo, en un ser que, a su humilde manera, tiene la misma vida que Dios, que comparte su poder, gozo, conocimiento y eternidad descubrimos dos cosas más; Nos empezamos a dar cuenta de nuestro estado de pecado y de que Dios es quien hace todo y nosotros permitimos que El lo haga.

    • 14 min
    Dos notas

    Dos notas

    Dios no engendro numerosos hijos al principio y opto por hacer soldados de juguete que luego llevo a la vida a través de un proceso tan difícil y doloroso, por que no esperaba que la raza humana se alejase de él, como lo hizo hace muchos siglos. De lo contrario, este proceso de ser transformado de criatura en hijo no habría sido difícil ni doloroso. La raza humana pudo hacer esto debido a que El nos dio el libre albedrio con el fin de que podamos amar y conocer la felicidad infinita.
    No debe confundirse la idea de que toda la raza humana es una cosa, con la idea de que las diferencias individuales no importan o que la gente real, de alguna manera son menos importantes que las cosas colectivas como las clases, razas y todo ello.
    El cristianismo piensa en los individuos humanos no como en meros miembros de un grupo o componentes de una lista, sino como en órganos de un cuerpo: diferentes unos de otros y cada uno de ellos contribuyendo con lo que ningún otro podría.

    • 7 min

Opiniões de clientes

5.0 de 5
1 avaliação

1 avaliação

Top podcasts em Cristianismo

Ouvintes também assinaram