55 min

Documentos RNE - Javier Pradera, la autoridad en la sombra del poder - 05/06/20 Documentos RNE

    • Society & Culture

Javier Pradera nació en San Sebastián en 1934 y murió en Madrid en 2011, con 77 años. Llegó a ser calificado como El disco duro de la Transición, y algunos de sus amigos piensan que era la mejor cabeza de su generación. En todo caso, Javier Pradera destaca por la autoridad moral que proyectaba. Ejerció gran influencia tanto desde las páginas del diario El País -durante años materia gris de sus editoriales- como desde Alianza Editorial, sello que contribuyó a mejorar la cultura de varias generaciones de españoles. El suyo era, sin embargo, un poder en la sombra; Pradera no gustaba del protagonismo social. Ejerció de jefe de Opinión en El País hasta que, en 1986, apareció su firma en un manifiesto a favor de la permanencia en la OTAN y, ante las críticas de la redacción del diario, asumió su error y decidió dimitir. Su salida de Alianza Editorial, tres años más tarde, le resultará más traumática. Pradera ejerció de editor durante treinta años y lo consideraba el mejor oficio del mundo. Llego a la edición de forma casual, después de que el régimen de Franco truncara su carrera profesional como abogado porque Pradera, nacido en una familia de Mártires de la Cruzada, ingresó en el Partido Comunista gracias a sus contactos con Enrique Múgica y Jorge Semprún. Su actividad clandestina le hizo pasar tres veces por prisión, pero no se ponía medallas por ello; argumentaba que al ser hijo de familia del régimen gozaba de cierta protección. Lúcido, brillante y riguroso, Pradera tenía una habilidad especial para detectar el talento y reunió, en torno a sí, a muchas de las mejores mentes de la izquierda. Contribuyó a aupar a Felipe González, pero luego mantuvo con él fuertes polémicas cuando llegaron, en los noventa, los escándalos de su gobierno. Pradera siempre fue un convencido de la reconciliación, no creía en el alma cainita española que condujo a la Guerra Civil. Dedicó sus últimos años a dirigir la revista Claves de razón práctica, con Fernando Savater. Además, mantuvo sus habituales tertulias, espacio que le reportaba placer y que le permitía mantener contacto con los medios intelectuales y con sus amigos. Amigos que, a pesar de su aspecto de temible gigantón dulcificado con los años, le querían mucho a pesar de él, como comentan algunos. Con guión de Modesta Cruz, Documentos RNE trata su vida con algunos de sus mejores amigos, como Jordi Gracia, profesor y autor de Javier Pradera o el poder de la izquierda, editada por Anagrama; el ensayista y diplomático José María Ridao; el periodista Joaquín Estefanía; y María Cifuentes, editora de Galaxia Gutenberg. Asimismo, contamos con el testimonio de su hijo, el periodista y escritor, Máximo Pradera.

Javier Pradera nació en San Sebastián en 1934 y murió en Madrid en 2011, con 77 años. Llegó a ser calificado como El disco duro de la Transición, y algunos de sus amigos piensan que era la mejor cabeza de su generación. En todo caso, Javier Pradera destaca por la autoridad moral que proyectaba. Ejerció gran influencia tanto desde las páginas del diario El País -durante años materia gris de sus editoriales- como desde Alianza Editorial, sello que contribuyó a mejorar la cultura de varias generaciones de españoles. El suyo era, sin embargo, un poder en la sombra; Pradera no gustaba del protagonismo social. Ejerció de jefe de Opinión en El País hasta que, en 1986, apareció su firma en un manifiesto a favor de la permanencia en la OTAN y, ante las críticas de la redacción del diario, asumió su error y decidió dimitir. Su salida de Alianza Editorial, tres años más tarde, le resultará más traumática. Pradera ejerció de editor durante treinta años y lo consideraba el mejor oficio del mundo. Llego a la edición de forma casual, después de que el régimen de Franco truncara su carrera profesional como abogado porque Pradera, nacido en una familia de Mártires de la Cruzada, ingresó en el Partido Comunista gracias a sus contactos con Enrique Múgica y Jorge Semprún. Su actividad clandestina le hizo pasar tres veces por prisión, pero no se ponía medallas por ello; argumentaba que al ser hijo de familia del régimen gozaba de cierta protección. Lúcido, brillante y riguroso, Pradera tenía una habilidad especial para detectar el talento y reunió, en torno a sí, a muchas de las mejores mentes de la izquierda. Contribuyó a aupar a Felipe González, pero luego mantuvo con él fuertes polémicas cuando llegaron, en los noventa, los escándalos de su gobierno. Pradera siempre fue un convencido de la reconciliación, no creía en el alma cainita española que condujo a la Guerra Civil. Dedicó sus últimos años a dirigir la revista Claves de razón práctica, con Fernando Savater. Además, mantuvo sus habituales tertulias, espacio que le reportaba placer y que le permitía mantener contacto con los medios intelectuales y con sus amigos. Amigos que, a pesar de su aspecto de temible gigantón dulcificado con los años, le querían mucho a pesar de él, como comentan algunos. Con guión de Modesta Cruz, Documentos RNE trata su vida con algunos de sus mejores amigos, como Jordi Gracia, profesor y autor de Javier Pradera o el poder de la izquierda, editada por Anagrama; el ensayista y diplomático José María Ridao; el periodista Joaquín Estefanía; y María Cifuentes, editora de Galaxia Gutenberg. Asimismo, contamos con el testimonio de su hijo, el periodista y escritor, Máximo Pradera.

55 min

Top Podcasts In Society & Culture

More by RTVE - Radiotelevisión Española