13 min

683. Cómo afecta el estrés a la pérdida de peso Comiendo con María (Nutrición)

    • Nutrición

¿Por qué el estrés se asocia con un peso corporal más elevado?

El estrés es un conjunto de experiencias emocionales negativas que se acompañan de cambios bioquímicos, fisiológicos y de comportamiento. Una persona con altos niveles de estrés tiene una mayor tendencia a seguir peores hábitos de vida, incluyendo el tabaquismo, inactividad física, consumo de alcohol y un mayor apetito de alimentos hedónicos, altamente sabrosos y muy calóricos.

1. En el sistema nervioso, la capacidad cognitiva disminuye y hace que haya menos autocontrol y se tienda a ingerir más y peores alimentos.
2. Cambios hormonales producen una disminución de la señalización tiroidea e insulínica, produciendo una reducción de la tasa metabólica basal y empeorando la resistencia a insulina.
3. Altos niveles de estrés se asocian con mayor riesgo de adiposidad central.
4. Disminuye la práctica de actividad física y se tiende a realizar actividades más sedentarias.
5. En el sistema digestivo, el intestino recibe menos sangre, empeora la digestión y se puede producir permeabilidad intestinal y disbiosis (alteración de la microbiota).

Por todo esto, si quieres perder peso debes trabajar tu foco de estrés, corregirlo ya que manejar los niveles de estrés será clave para tener éxito en tu objetivo.

¿Por qué el estrés se asocia con un peso corporal más elevado?

El estrés es un conjunto de experiencias emocionales negativas que se acompañan de cambios bioquímicos, fisiológicos y de comportamiento. Una persona con altos niveles de estrés tiene una mayor tendencia a seguir peores hábitos de vida, incluyendo el tabaquismo, inactividad física, consumo de alcohol y un mayor apetito de alimentos hedónicos, altamente sabrosos y muy calóricos.

1. En el sistema nervioso, la capacidad cognitiva disminuye y hace que haya menos autocontrol y se tienda a ingerir más y peores alimentos.
2. Cambios hormonales producen una disminución de la señalización tiroidea e insulínica, produciendo una reducción de la tasa metabólica basal y empeorando la resistencia a insulina.
3. Altos niveles de estrés se asocian con mayor riesgo de adiposidad central.
4. Disminuye la práctica de actividad física y se tiende a realizar actividades más sedentarias.
5. En el sistema digestivo, el intestino recibe menos sangre, empeora la digestión y se puede producir permeabilidad intestinal y disbiosis (alteración de la microbiota).

Por todo esto, si quieres perder peso debes trabajar tu foco de estrés, corregirlo ya que manejar los niveles de estrés será clave para tener éxito en tu objetivo.

13 min

Top podcasts en Nutrición