39 min

Temporada 1. Episodio 3: Álvaro Marín En Diálogo

    • Artes visuales

Álvaro Marín tiene su nombre bien ganado como uno de los referentes del arte abstracto tanto en Antioquia como en Colombia. Hizo parte del grupo conocido como los “Once Antioqueños” un título otorgado por el curador, crítico y galerista Alberto Sierra Maya, quien destacó a un grupo de artistas que irrumpieron con fuerza en una Medellín todavía provinciana que no entendía las nuevas formas de producción y las reflexiones estéticas que se habían desligado gracias a la ebullición vanguardista de Europa y Estados Unidos, de las formas tradicionales de hacer y entender las obras de arte. 
Estudió en el Instituto de Bellas Artes, en la Universidad Pontificia Bolivariana y en el “Studio Camnitzer” en Italia. Desde 1971 ha participado en múltiples exposiciones colectivas nacionales e internacionales en ciudades como Buenos Aires, Caracas, Sao Paulo, Rio de Janeiro, Ciudad de México, Roma, Bruselas, Londres y Washington; entre ellas la I Bienal de la Habana y varios Salones Nacionales. 
Es un artista energético, rebelde y poco le importa guardar apariencias sociales, su producción está enfocada en los aspectos más esenciales del arte como el color, la forma, la composición, el espacio, etc., que se inscriben dentro de un formalismo que reclama la autonomía de la obra más allá del relato o sus discursos. Su trabajo hace parte de diferentes colecciones nacionales e internacionales y actualmente continúa activo trabajando en su taller, demostrándonos que el arte es su forma de vida y que aquella sobrepasa a las etiquetas del tiempo. 

Álvaro Marín tiene su nombre bien ganado como uno de los referentes del arte abstracto tanto en Antioquia como en Colombia. Hizo parte del grupo conocido como los “Once Antioqueños” un título otorgado por el curador, crítico y galerista Alberto Sierra Maya, quien destacó a un grupo de artistas que irrumpieron con fuerza en una Medellín todavía provinciana que no entendía las nuevas formas de producción y las reflexiones estéticas que se habían desligado gracias a la ebullición vanguardista de Europa y Estados Unidos, de las formas tradicionales de hacer y entender las obras de arte. 
Estudió en el Instituto de Bellas Artes, en la Universidad Pontificia Bolivariana y en el “Studio Camnitzer” en Italia. Desde 1971 ha participado en múltiples exposiciones colectivas nacionales e internacionales en ciudades como Buenos Aires, Caracas, Sao Paulo, Rio de Janeiro, Ciudad de México, Roma, Bruselas, Londres y Washington; entre ellas la I Bienal de la Habana y varios Salones Nacionales. 
Es un artista energético, rebelde y poco le importa guardar apariencias sociales, su producción está enfocada en los aspectos más esenciales del arte como el color, la forma, la composición, el espacio, etc., que se inscriben dentro de un formalismo que reclama la autonomía de la obra más allá del relato o sus discursos. Su trabajo hace parte de diferentes colecciones nacionales e internacionales y actualmente continúa activo trabajando en su taller, demostrándonos que el arte es su forma de vida y que aquella sobrepasa a las etiquetas del tiempo. 

39 min