1h

Practicaba abortos, era «anticlerical» y feminista, pero en una misa con unas monjas cayó fulminada Cuerpo y Mente

    • Salud mental

María es el nuevo nombre que esta mujer se ha puesto tras volver a la vida. Cuando vivía en la más profunda oscuridad se llamaba Amaia, y ahora a sus 45 años relata la impresionante historia que Dios ha hecho en su vida no hace mucho, concretamente en 2017. Esta enfermera de Bilbao que practicaba abortos, varios cada día, es hoy una católica que halló la fe en un inesperado rincón del mundo, en una caseta de Katmandú, en Nepal, gracias a unas misioneras de la Caridad de la Madre Teresa.

En un detallado testimonio durante la Semana de la Familia 2019 de la Diócesis de San Sebastián, María Martínez recordaba que “estuve a punto de apostatar, perseguía a los cristianos, fui lo más anticlerical que se podía ser, profeminista, proaborto…”.

María es el nuevo nombre que esta mujer se ha puesto tras volver a la vida. Cuando vivía en la más profunda oscuridad se llamaba Amaia, y ahora a sus 45 años relata la impresionante historia que Dios ha hecho en su vida no hace mucho, concretamente en 2017. Esta enfermera de Bilbao que practicaba abortos, varios cada día, es hoy una católica que halló la fe en un inesperado rincón del mundo, en una caseta de Katmandú, en Nepal, gracias a unas misioneras de la Caridad de la Madre Teresa.

En un detallado testimonio durante la Semana de la Familia 2019 de la Diócesis de San Sebastián, María Martínez recordaba que “estuve a punto de apostatar, perseguía a los cristianos, fui lo más anticlerical que se podía ser, profeminista, proaborto…”.

1h