22 min

1x09_¿Por qué los incendios forestales son más devastadores? Todo es Agua

    • Ciencias

La Covid-19 ha puesto de manifiesto que la destrucción de los bosques y la pérdida de biodiversidad potencian la propagación de patógenos y zoonosis. Los bosques poseen una importancia esencial para el mantenimiento de la vida en la tierra y su salud es clave para garantizar la nuestra. Pero el cambio climático los debilita y crea unas condiciones propicias para que cada vez las consecuencias de los incendios forestales sean mas devastadoras y de grandes dimensiones.

El aumento de las temperaturas debido al calentamiento global y las sequías prolongadas favorecen a que los incendios forestales sean más destructivos e intensos. Los nuevos incendios, llamados megaincendios de sexta generación, como los sucedidos en Australia, más rápidos y peligrosos, modifican las condiciones meteorológicas creando tormentas de fuego y son extremadamente difíciles de contener ya que superan la capacidad de las brigadas de extinción.

Además, tienen un impacto a escala planetaria por los significativos niveles de CO2 que inyectan a la atmósfera y por las partículas contaminantes que generan y viajan a miles de kilómetros de distancia. Cambio climático y megaincendios bailan en un delirante círculo vicioso. A más incendios, más cambio climático, a más cambio climático, más riesgo de incendios.

Las consecuencias de los megaincendios son desastrosas para los ecosistemas y la población. Ahora, Europa aparece como una de las zonas de riesgo susceptible de sufrirlos debido a las condiciones meteorológicas que se derivan del calentamiento global. Priorizar la preparación de la población y la prevención, invertir en los paisajes forestales para hacerlos más resilientes y resistentes a los incendios forestales, fomentar la economía circular y economías rurales sanas representan el camino para plantarles cara a estos incendios extremos.

Ramón Vallejo Calzada, director científico del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo y catedrático de Fisiología Vegetal en la Universidad de Barcelona; y Jordi Vendrell, experto en meteorología de incendios y responsable de proyectos internacionales de la Fundación Pau Costa analizan las características y las desastrosas consecuencia de los incendios forestales de sexta generación, por qué los megaincendios de sexta generación son un reto para la ciencia y es tan difícil contenerlos y cómo los alimenta el cambio climático.

La Covid-19 ha puesto de manifiesto que la destrucción de los bosques y la pérdida de biodiversidad potencian la propagación de patógenos y zoonosis. Los bosques poseen una importancia esencial para el mantenimiento de la vida en la tierra y su salud es clave para garantizar la nuestra. Pero el cambio climático los debilita y crea unas condiciones propicias para que cada vez las consecuencias de los incendios forestales sean mas devastadoras y de grandes dimensiones.

El aumento de las temperaturas debido al calentamiento global y las sequías prolongadas favorecen a que los incendios forestales sean más destructivos e intensos. Los nuevos incendios, llamados megaincendios de sexta generación, como los sucedidos en Australia, más rápidos y peligrosos, modifican las condiciones meteorológicas creando tormentas de fuego y son extremadamente difíciles de contener ya que superan la capacidad de las brigadas de extinción.

Además, tienen un impacto a escala planetaria por los significativos niveles de CO2 que inyectan a la atmósfera y por las partículas contaminantes que generan y viajan a miles de kilómetros de distancia. Cambio climático y megaincendios bailan en un delirante círculo vicioso. A más incendios, más cambio climático, a más cambio climático, más riesgo de incendios.

Las consecuencias de los megaincendios son desastrosas para los ecosistemas y la población. Ahora, Europa aparece como una de las zonas de riesgo susceptible de sufrirlos debido a las condiciones meteorológicas que se derivan del calentamiento global. Priorizar la preparación de la población y la prevención, invertir en los paisajes forestales para hacerlos más resilientes y resistentes a los incendios forestales, fomentar la economía circular y economías rurales sanas representan el camino para plantarles cara a estos incendios extremos.

Ramón Vallejo Calzada, director científico del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo y catedrático de Fisiología Vegetal en la Universidad de Barcelona; y Jordi Vendrell, experto en meteorología de incendios y responsable de proyectos internacionales de la Fundación Pau Costa analizan las características y las desastrosas consecuencia de los incendios forestales de sexta generación, por qué los megaincendios de sexta generación son un reto para la ciencia y es tan difícil contenerlos y cómo los alimenta el cambio climático.

22 min

Top podcasts de Ciencias