36 min

Celia Ferrero: "Las mujeres autoempleadas, pasado un tiempo, no quieren volver al mundo asalariado‪"‬ Woman Business

    • Profesiones

En España existen más de tres millones de héroes sin capa a los que mucha gente no ve. Casi nunca se ponen enfermos, raramente cogen una baja y trabajan incansablemente sin horario ni fecha en el calendario. Son los autónomos. Hablamos con una de las mayores defensoras de estos superhéroes: Celia Ferrero.

Ferrero estudió Ciencias de la Información y Comunicación en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), donde también se diplomó en Ciencias Económicas, Sociales y Políticas. Se ha especializado en Relaciones Laborales en Europa y Diálogo Social por el Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI) y cuenta con más de diez años de experiencia en organizaciones empresariales en diferentes puestos de responsabilidad en Relaciones Institucionales e Internacionales.

Este proceso la ha convertido en lo que ella denomina "una experta en relaciones laborales atípicas. Es decir: todo aquello que no es la relación entre un empleador y un empleado". Los autónomos son parte de su vida y habla de ellos con admiración: "Para ser autónomo hay que estar hecho de una pasta especial. El estrés que se vive solo se compensa a base de muchísimo esfuerzo, muchísimo trabajo y muchísima ilusión. Si algo de eso desfallece la situación es muy dura".

Siempre se habla de las desventajas de ser autónomo, pero Ferrero destaca también alguna de sus ventajas: «La autorrealización. Es un proyecto que has montado tú, que llevas a cabo tú y que es tu ilusión. Por eso, cuando se fracasa es tan duro, no solo desde el punto de vista económico, también desde el emocional. La gestión del fracaso es importante para emprender. Forma parte del proceso de aprendizaje empresarial. El problema es que no existe la estructura social ni económica ni institucional de ayudas para transitar en esa fase».

En España existen más de tres millones de héroes sin capa a los que mucha gente no ve. Casi nunca se ponen enfermos, raramente cogen una baja y trabajan incansablemente sin horario ni fecha en el calendario. Son los autónomos. Hablamos con una de las mayores defensoras de estos superhéroes: Celia Ferrero.

Ferrero estudió Ciencias de la Información y Comunicación en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), donde también se diplomó en Ciencias Económicas, Sociales y Políticas. Se ha especializado en Relaciones Laborales en Europa y Diálogo Social por el Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI) y cuenta con más de diez años de experiencia en organizaciones empresariales en diferentes puestos de responsabilidad en Relaciones Institucionales e Internacionales.

Este proceso la ha convertido en lo que ella denomina "una experta en relaciones laborales atípicas. Es decir: todo aquello que no es la relación entre un empleador y un empleado". Los autónomos son parte de su vida y habla de ellos con admiración: "Para ser autónomo hay que estar hecho de una pasta especial. El estrés que se vive solo se compensa a base de muchísimo esfuerzo, muchísimo trabajo y muchísima ilusión. Si algo de eso desfallece la situación es muy dura".

Siempre se habla de las desventajas de ser autónomo, pero Ferrero destaca también alguna de sus ventajas: «La autorrealización. Es un proyecto que has montado tú, que llevas a cabo tú y que es tu ilusión. Por eso, cuando se fracasa es tan duro, no solo desde el punto de vista económico, también desde el emocional. La gestión del fracaso es importante para emprender. Forma parte del proceso de aprendizaje empresarial. El problema es que no existe la estructura social ni económica ni institucional de ayudas para transitar en esa fase».

36 min