8 episodios

Cuentos con moraleja para inspirarte y aprender

Para niños y para todas las edades.

Incluyo un pequeño análisis con algunos aprendizajes y moralejas de cada cuento.

Descubre y escucha todos mis podcasts para aprender cada día:

• Grandes aprendizajes
• Productividad Máxima
• El podcast de Instagram
• Marketing Digital
• SEO para Google
• Triunfa con tu blog
• Marketing Digital para podcast
• Los últimos días
• Cuentos con moraleja
• Mastermind Emprendedores Digitales

Cuentos con moraleja Borja Girón

    • Para toda la familia

Cuentos con moraleja para inspirarte y aprender

Para niños y para todas las edades.

Incluyo un pequeño análisis con algunos aprendizajes y moralejas de cada cuento.

Descubre y escucha todos mis podcasts para aprender cada día:

• Grandes aprendizajes
• Productividad Máxima
• El podcast de Instagram
• Marketing Digital
• SEO para Google
• Triunfa con tu blog
• Marketing Digital para podcast
• Los últimos días
• Cuentos con moraleja
• Mastermind Emprendedores Digitales

    8: El cuento de Valentina y Manuela

    8: El cuento de Valentina y Manuela

    El cuento de Valentina y Manuela


    Bienvenido al Podcast “Cuentos con moraleja”.

    El Podcast en el que te traigo cuentos para niños y para todas edades con varios aprendizajes ocultos.

    Hoy te traigo el cuento de…


    Había una vez dos hermanas muy unidas llamadas Valentina y Manuela. Vivían en un pequeño pueblo rodeado de campos verdes y arboles frondosos.


    Valentina era una niña muy curiosa y siempre estaba buscando aventuras, mientras que Manuela era más tímida y tranquila.

    A pesar de las diferencias, las dos hermanas se querían mucho y siempre se ayudaban mutuamente.


    Un día, mientras jugaban en los campos cerca de su casa, Valentina y Manuela encontraron un arbolito muy extraño.

    Era muy pequeño y tenía una luz azul en su tronco. Intrigadas, las niñas decidieron investigar.


    Cuando se acercaron, se dieron cuenta de que el arbolito tenía una cajita debajo con una llave dentro.

    Con la ayuda de Manuela, Valentina abrió la cajita y encontraron una carta.

    La carta decía: "Esta llave es mágica, si la utilizas en el arbolito, podrás viajar a lugares mágicos y maravillosos".


    Valentina y Manuela estaban muy emocionadas. Con la llave mágica, las niñas viajaron a un mundo lleno de animales fantásticos y paisajes maravillosos.

    Se encontraron con un unicornio y un dragón, y jugaron en un río de chocolate. Fue una aventura maravillosa.


    Después de un tiempo, las niñas regresaron a su pueblo, con los recuerdos de su increíble viaje grabados en su mente.

    A partir de ese día, Valentina y Manuela se convirtieron en las mejores amigas y siempre estarían juntas en cada aventura que tuvieran.



    Así que cuando alguna vez se encuentran con un arbolito extraño o cualquier otra cosa que les llame la atención, recuerden esta historia y nunca dejen de ser curiosos y explorar el mundo.


    ¿Qué otros aprendizajes puedes sacar tú de este cuento?


    Por cierto, este cuento para niños ha sido generado por la inteligencia artificial de chatGPT.

    Si te ha gustado este cuento, compártelo y deja 5 estrellas.

    No te olvides de suscribirte para no perderte el próximo cuento.

    Soy Borja Girón.

    Un fuerte abrazo.

    Te quiero.

    • 3 min
    7: El ratón inteligente

    7: El ratón inteligente

    El ratón inteligente



    Bienvenido al Podcast “Cuentos con moraleja”.

    El Podcast en el que te traigo cuentos para niños y para todas edades con varios aprendizajes ocultos.

    Hoy te traigo el cuento de…


    Había una vez un ratoncito llamado Tito que vivía en un agujero en la pared de una casa.

    A Tito le encantaba comer queso, y siempre soñaba con encontrar el queso perfecto.

    Un día, mientras buscaba comida en la cocina, Tito encontró un trozo de queso tan grande y delicioso, que no podía creer lo afortunado que era.

    Tito se apresuró a llevar el queso de vuelta a su agujero, pero en su camino de regreso, se encontró con un gato grande y malvado.

    El gato dijo: "Dame ese queso, o te comeré a ti también". Tito sabía que el gato era mucho más grande y fuerte que él, así que pensó rápido y le dijo al gato: "Claro, puedes tener el queso.

    Pero primero, déjame mostrarte dónde lo encontré".

    El gato confiado siguió a Tito de vuelta a la cocina, donde el ratón le dio un empujón y lo encerró en el armario.

    Tito volvió a su agujero con su queso, y vivió feliz y satisfecho por el resto de sus días.

    Moraleja de la historia: A veces, la inteligencia es más poderosa que la fuerza.



    ¿Qué otros aprendizajes puedes sacar tú de este cuento?


    Por cierto, este cuento para niños ha sido generado por la inteligencia artificial de chatGPT.

    Si te ha gustado este cuento, compártelo y deja 5 estrellas.

    No te olvides de suscribirte para no perderte el próximo cuento.

    Soy Borja Girón.

    Un fuerte abrazo.

    Te quiero.

    • 2 min
    6: La hormiga y la serpiente

    6: La hormiga y la serpiente

    El cuento de la hormiga y la serpiente

    Había una vez una pequeña hormiga llamada Hormi que vivía en un hormiguero con su familia.

    Hormi era muy trabajadora y siempre estaba ocupada recolectando comida para el hormiguero.

    Un día, Hormi se encontró con una deliciosa manzana y no pudo resistirse a llevarla de vuelta a casa.

    Mientras caminaba hacia el hormiguero, Hormi se encontró con una serpiente que le dijo: "¡Hola, Hormi! ¿Qué tienes ahí? ¡Me encanta la manzana!".

    Hormi le dijo a la serpiente que la manzana era para su familia y que no podía compartirla.

    La serpiente se enfadó y le dijo a Hormi: "¡Eso no es muy amable de tu parte! ¡Te enseñaré una lección y te robaré la manzana!".

    Hormi se asustó y comenzó a correr hacia el hormiguero con todas sus fuerzas.

    La serpiente la persiguió, pero Hormi era muy rápida y logró llegar primero al hormiguero.

    Cuando la serpiente llegó, Hormi le dijo: "¡Gracias por enseñarme a ser más astuta y rápida! A partir de ahora, siempre estaré alerta y no dejaré que nadie me robe mis cosas".

    La serpiente se sintió un poco avergonzada y le dijo a Hormi: "Lo siento, Hormi. No debería haber tratado de robarte la manzana.

    ¿Quieres que sea tu amiga y te ayude a recolectar comida en el futuro?".

    Hormi le dijo que sí y así, Hormi y la serpiente se volvieron grandes amigas y siempre trabajaban juntas para recolectar comida para el hormiguero.

    Aprendieron a ser amables y compartir, y disfrutaron de muchas aventuras juntas.


    ¿Qué otros aprendizajes puedes sacar tú de este cuento?


    Por cierto, este cuento para niños ha sido generado por la inteligencia artificial de chatGPT.

    Si te ha gustado este cuento, compártelo y deja 5 estrellas.

    No te olvides de suscribirte para no perderte el próximo cuento.

    Soy Borja Girón.

    Un fuerte abrazo.

    Te quiero.

    • 2 min
    5: Zorrito y la trucha

    5: Zorrito y la trucha

    5: Zorrito y la trucha

    Había una vez un pequeño zorro llamado Zorrito que vivía en el bosque junto con su familia.

    Zorrito era muy travieso y siempre estaba buscando aventuras nuevas.

    Un día, decidió explorar el bosque más allá de su hogar y se encontró con un río cristalino.

    Zorrito se quedó mirando el río durante un rato, preguntándose qué habría al otro lado.

    Entonces, sin pensarlo dos veces, comenzó a cruzar el río a nado.

    A medida que se acercaba al otro lado, Zorrito comenzó a sentirse cansado y empezó a nadar más lento.

    De repente, una trucha saltó del agua y le dijo: "¡Espérame, Zorrito! ¡Te ayudaré a cruzar el río!".

    La trucha, que se llamaba Trudy, era muy amable y le ofreció a Zorrito subirse a su espalda para cruzar el río.

    Zorrito aceptó agradecido y juntos cruzaron el río sin problemas.

    Cuando llegaron al otro lado, Trudy le preguntó a Zorrito qué estaba buscando.

    Zorrito le dijo que solo quería explorar y conocer más del bosque.

    Trudy le sonrió y le dijo: "¡Qué divertido!

    A mí también me encanta explorar. ¿Quieres que te muestre algunos de mis lugares favoritos del bosque?".

    Zorrito aceptó encantado y Trudy le llevó a conocer lugares maravillosos que nunca había visto antes.

    Juntos visitaron una cueva oculta, un árbol lleno de nidos de pájaros y una cascada escondida.

    Zorrito se divertía mucho y le agradeció a Trudy por mostrarle todos esos lugares.

    Cuando ya estaba anocheciendo, Trudy le dijo a Zorrito que era hora de volver a casa.

    Zorrito se sintió un poco triste, pero estaba agradecido por todas las aventuras y experiencias nuevas que había tenido ese día.

    Juntos, cruzaron de nuevo el río y regresaron al hogar de Zorrito.

    Desde entonces, Zorrito y Trudy se volvieron grandes amigos y siempre se divertían explorando juntos el bosque.

    Aprendieron que, a veces, las aventuras más divertidas y emocionantes surgen cuando menos lo esperamos y que siempre es importante ser agradecido por las cosas buenas que tenemos en la vida.




    ¿Qué otros aprendizajes puedes sacar tú de este cuento?


    Por cierto, este posiblemente sea el primer cuento para niños generado por la inteligencia artificial de chatGPT y leído en un podcast.

    ¿Lo has notado? Dime qué te ha parecido en mi cuenta de Instagram https://instagram.com/borjagiron

    Si te ha gustado este episodio, compártelo y deja 5 estrellas.

    Te espero en el próximo episodio.

    No te olvides de suscribirte para no perderte los próximos cuentos.

    Soy Borja Girón.

    Un fuerte abrazo.

    Te quiero.

    • 3 min
    4: La tortuga y la liebre

    4: La tortuga y la liebre

    4: Tortuga y la liebre

    Comprar cuentos infantiles en Amazon con descuento: https://amzn.to/3ieC7Xr


    Bienvenido al Podcast “Cuentos con moraleja”.

    El Podcast en el que te traigo cuentos para niños y para todas edades con un pequeño análisis de su moraleja y algunos aprendizajes.

    Hoy te traigo la fábula de…

    La tortuga y la liebre.



    En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa y vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era el animal más veloz del bosque, y que se pasaba el día burlándose de la lentitud de la tortuga.

    - ¡Eh, tortuga, no corras tanto! Decía la liebre riéndose de la tortuga.

    Un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la liebre:

    - Liebre, ¿vamos hacer una carrera? Estoy segura de poder ganarte.
    - ¿A mí? Preguntó asombrada la liebre.
    - Sí, sí, a ti, dijo la tortuga. Pongamos nuestras apuestas y veamos quién gana la carrera.

    La liebre, muy engreída, aceptó la apuesta prontamente.

    Así que todos los animales se reunieron para presenciar la carrera.

    El búho fue el responsable de señalizar los puntos de partida y de llegada. Y así empezó la carrera:

    Astuta y muy confiada en sí misma, la liebre salió corriendo, y la tortuga se quedó atrás, tosiendo y envuelta en una nube de polvo.

    Cuando empezó a andar, la liebre ya se había perdido de vista.

    Sin importarle la ventaja que tenía la liebre sobre ella, la tortuga seguía su ritmo, sin parar.


    La liebre, mientras tanto, confiando en que la tortuga tardaría mucho en alcanzarla, se detuvo a la mitad del camino ante un frondoso y verde árbol, y se puso a descansar antes de terminar la carrera. 

    Allí se quedó dormida, mientras la tortuga seguía caminando, paso tras paso, lentamente, pero sin detenerse.


    No se sabe cuánto tiempo la liebre se quedó dormida, pero cuando ella se despertó, vio con pavor que la tortuga se encontraba a tan solo tres pasos de la meta.

    En un sobresalto, salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era muy tarde: ¡la tortuga había alcanzado la meta y ganado la carrera!

    Ese día la liebre aprendió, en medio de una gran humillación, que no hay que burlarse jamás de los demás.

    También aprendió que el exceso de confianza y de vanidad, es un obstáculo para alcanzar nuestros objetivos. Y que nadie, absolutamente nadie, es mejor que nadie.




    Moralejas y aprendizajes:

    1- La constancia puede ganar a la habilidad innata de algunas personas. Gran secreto para conseguir casi todo. Viendo que nos acercamos aunque sea poco a poco.
    2- Valoremos a cada persona por sus capacidades. La liebre no tenía caparazón por ejemplo.
    3- Si te dicen algo te lo puedes acabar creyendo aunque no sea cierto
    4- Si te lanzan una apuesta de forma muy segura y que parezca fácil ganar desconfía
    5- No te burles de los demás.


    ¿Qué otros aprendizajes puedes sacar tú de esta fábula?


    Si te ha gustado este episodio, compártelo, dale a me gusta y deja 5 estrellas.

    Te espero en el próximo episodio.

    No te olvides de suscribirte para no perderte los próximos episodios.

    Soy Borja Girón.

    Un fuerte abrazo.

    Te quiero.

    • 5 min
    3: Los tres cerditos

    3: Los tres cerditos

    3: Los tres cerditos

    Comprar cuentos infantiles en Amazon con descuento: https://amzn.to/3ieC7Xr


    Bienvenido al Podcast “Cuentos con moraleja”.

    El Podcast en el que te traigo cuentos para niños y para todas edades con un pequeño análisis de su moraleja y algunos aprendizajes.

    Hoy te traigo el cuento…

    Los tres cerditos

    Junto a sus papás, tres cerditos habían crecido alegremente en una cabaña del bosque.

    Y como ya eran mayores, sus papás decidieron que era hora de que hicieran, cada uno, su propia casa.

    Los tres cerditos se despidieron de sus papás, y fueron a ver cómo era el mundo.

    El primer cerdito, el perezoso de la familia, decidió hacer una casa de paja.

    En un minuto la choza estaba hecha. 

    Y entonces se echó a dormir.


    El segundo cerdito, un glotón, prefirió hacer una cabaña de madera.

    No tardó mucho en construirla.

    Y luego se echó a comer manzanas.


    El tercer cerdito, muy trabajador, optó por construirse una casa de ladrillos y cemento.

    Tardaría más en construirla pero se sentiría más protegido.

    Después de un día de mucho trabajo, la casa quedó preciosa.

    Pero ya se empezaba a oír los aullidos del lobo en el bosque.

    No tardó mucho para que el lobo se acercara a las casas de los tres cerditos.

    Hambriento, el lobo se dirigió a la primera casa y dijo:

    - ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!.

    Como el cerdito no la abrió, el lobo sopló con fuerza, y derrumbó la casa de paja.

    El cerdito, temblando de miedo, salió corriendo y entró en la casa de madera de su hermano.

    El lobo le siguió.
    Y delante de la segunda casa, llamó a la puerta, y dijo:

    - ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!

    Pero el segundo cerdito no la abrió y el lobo sopló y sopló, y la cabaña se fue por los aires.

    Asustados, los dos cerditos corrieron y entraron en la casa de ladrillos de su hermano.

    Pero, como el lobo estaba decidido a comérselos, llamó a la puerta y gritó:

    - ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!

    Y el cerdito trabajador le dijo:

    - ¡Sopla lo que quieras, pero no la abriré!

    Entonces el lobo sopló y sopló. Sopló con todas sus fuerzas, pero la casa no se movió.

    La casa era muy fuerte y resistente.

    El lobo se quedó casi sin aire.

    Pero aunque el lobo estaba muy cansado, no desistía. Trajo una escalera, subió al tejado de la casa y se deslizó por el pasaje de la chimenea.

    Estaba empeñado en entrar en la casa y comer a los tres cerditos como fuera.

    Pero lo que él no sabía es que los cerditos pusieron al final de la chimenea, un caldero con agua hirviendo.

    Y el lobo, al caerse por la chimenea acabó quemándose con el agua caliente. Dio un enorme grito y salió corriendo para nunca más volver.

    Y así, los cerditos pudieron vivir tranquilamente.

    Y tanto el perezoso como el glotón aprendieron que solo con el trabajo se consigue las cosas.

    FIN


    Aprendizajes y moraleja

    1- A veces hay que dedicar más tiempo a las cosas para hacerlas mejor. Investiga, pregunta, mira cómo son las cosas que funcionan y te gustan para aprender.

    2- A veces siendo vago te puedes dar sustos pero hay otras personas de las que aprovecharse. Si eres el que trabaja otros intentarán aprovecharse de ti. No está mal ayudarles pero enséñales y déjales que sigan su camino.

    3- Está bien pensar en el futuro pero sin obsesionarse. Con un día de construcción fue suficiente.

    4- Prevenir es curar. Te ayuda a vivir más tranquilo y...

    • 6 min

Top podcasts de Para toda la familia

Club de Malasmadres
Planeta Podcast
Cuentásticos Podcast
Adeslas
Ser Padres
Diana Al Azem