13 episodios

Poemas, relatos, música y opinión de Zaït Moreno

Zaït Moreno Zaït Moreno

    • Arte

Poemas, relatos, música y opinión de Zaït Moreno

    8M por Isabel

    8M por Isabel

    Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

    Política de privacidad de Youtube

    Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.

    Aceptar el conteido de Youtube









    A Isabel Lara Crespo (19/11/1922 – 28/02/2021)







    Este 8 de marzo os quiero hablar de mi abuela Isabel. Mi amada amiga, confidente y maestra. Una mujer que cambió el mundo, porque me cambió a mí. Y, aunque a mis ojos siempre me pareciera única, existen y han existido miles y miles de mujeres únicas, como ella, cambiando el mundo a cada minuto, porque nos cambian a nosotros, a las generaciones que les siguen. Ella me enseñó a amar esa voz femenina de mi interior, a entender el histórico grito de «ser mujer es hermoso«, que no es necesario ser perfecto, pero sobre todo a amar sin olvidarse de uno mismo.







    El 28 de este febrero murió habiéndome hecho regalos de valor incalculable, como abrir su pecho y enseñarme las cicatrices de su anciano corazón. Eran noventa y ocho años de decepciones de personas a las que amaba profundamente, de dar y no recibir ni siquiera un simple «gracias«, de ser olvidada cuando más atención necesitaba. Y aunque recibió mucho amor y atención, no solo por mi parte, solo es necesaria una única persona para llenarte los ojos de profunda tristeza, como a ella.







    Mi abuela me recogió en su casa en la peor crisis de mi vida, coincidiendo con su última fase de la vejez, esa en la que saldamos cuentas y nos araña el corazón. Me pudo contar cómo vivió la guerra civil, los años de carencias, las alegrías de su vida y todo lo que dio sin que se le agradeciera siquiera. También algún secreto de cocina, una pasión compartida por ambos.







    Por ello, este 8 de marzo, quiero poner el foco de atención en mi abuela y todas las mujeres que nos han dado el mejor de los regalos: la educación. Porque, a través de ella, a través de esos cambios que han provocado en nosotros, han hecho un mundo mejor. Yo no sería feminista, ni aceptaría a esa voz femenina que vive en mi interior si no fuera por mi madre y mi abuela. Pesarían mucho más los insultos de mi infancia, dentro y fuera del colegio, por no vivir de acuerdo al rol de macho rudo que se suponía que debía asumir. Pesarían mucho más ese «m*****n«, «nenaza«, «blandengue«… No hubiera podido comparar el matriarcado respetuoso de mi casa con el patriarcado hostil de la sociedad. No hubiera sabido que no hace falta pensar igual a otra persona para respetarla. No hubiera entendido que no hay yo si no hay nosotros, pero no hay nosotros si no hay yo. Que, por eso, hemos de ayudarnos y apoyarnos creando una sociedad mejor.







    Hoy, que estamos centrados en traer a la memoria a todas esas científicas, escritoras (como mi amada Isabel de Villena) y otras figuras relevantes olvidadas por la historia, permitidme volver a ese espíritu del «ser mujer es hermoso» para recordar que una mujer tiene un inmenso valor desde el mismo momento en que es persona. Y también que no es necesario ser una eminencia para cambiar el mundo, como todas estas mujeres que desde su pequeño espacio educaron a personas que pensarían y actuarían de forma diferente. Puede que, para evitar eso, los estados del pensamiento único insisten tanto en que debemos trabajar hombre y mujer cediéndole a ellos la educación de las nuevas generaciones.







    Por todo esto: gracias yaya y gracias mamá por vuestro amor inmenso y por convertirme en lo que soy y no en lo que esperaba de mí el patriarcado hostil.







    Zaït Moreno







    Más vídeos: zait.es/ytPodcast: a href="https://zait.

    • 4 min
    Necesaria poesía (Día mundial de la poesía) — Videopoema

    Necesaria poesía (Día mundial de la poesía) — Videopoema

    Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

    Política de privacidad de Youtube

    Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.

    Aceptar el conteido de Youtube









    ¡Feliz día mundial de la poesía!







    Necesaria poesía







    Una fuente de agua clarapara las sedientas almasque de inmediato les calmastoda herida y toda tara.Una diosa que encontrarasiempre en la naturaleza,con tu imponente bellezade ritmo y de armonía.Esa eres tú, poesía,mi majestuosa alteza.







    Eres paz y eres el faroque guía mis sentimientosapaciguando tormentosy borrando el desamparo,Cuando mi amor yo declaro,eres luz del corazón.Y, en cada revolucióncontra ese poder que oprime,algún cantautor te esgrimeconvirtiéndote en canción.







    Estás allá donde miro,impregnada en cada cosa,en la muerte y en la rosa,la sonrisa y el suspiro.Eres tú lo que respiroy Erato, mi dulce amante,porque estás en cada instantede mi agitada existencia.Das al cuerpo transparenciadejando ver lo importante.







    Es por eso que este díate ensalzo con energía,¡necesaria poesía!







    Zaït Moreno







    Más vídeos: zait.es/ytPodcast: zait.es/podcast / Google Podcast / iTunes / TuneIn / iVoox

    • 1 min
    Los dioses lloran (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Los dioses lloran (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Poema incluido en el poemario Tormentosa existencia (zait.es/tormentosaexistencia)



    Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

    Política de privacidad de Youtube

    Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.

    Aceptar el conteido de Youtube

    Los dioses lloran

    Te levantas cada día sangrándote la sonrisa. Viejas batallas, nuevas heridas con cadenas en tu vida. El fusil en tu cabeza no te deja ver la belleza que pueda tener el mundo, este mundo con tanta fiera. Te obligan a acatar su economía. Te imponen sus leyes. Te ponen su yugo, tratándonos cual bueyes.

    Y mientras, los dioses lloran, cayendo la sangre de sus lágrimas sobre los campos de batalla. Allá donde los niños empuñan armas para controlar las materias primas. Su llanto inunda aquellas iglesias, mezquitas y sinagogas en las que se siembra el odio entre hermanos para enriquecer a los poderosos. Se ahogan los valores de amor que predicaron, en los océanos indecentes de dinero de las poderosas multinacionales. Acaban secándose por dentro los dioses de tanto llorar. Acaban con el alma de arena de desierto y los ojos erosionados por ese torrente de impotencia líquida que brotó de sus lagrimales.

    Te levantas cada día sangrándote la sonrisa. Preguntándote qué será hoy. Igual una nueva guerra para controlar otro país. Igual otro atentado de los guerrilleros que formaron para matar a sus enemigos y que, al final, se sublevaron contra ellos. Igual otro banco dejando en la calle a alguna familia sin recursos o a una anciana sin otro techo bajo el que dormir. Pero, sea como sea, la mano será la misma, los peones serán los mismos, y la sangre de este tablero de ajedrez se usará como tinta para imprimir los euros y dólares que con ella hayan conseguido.

    Y mientras, los dioses lloran, cayendo la sangre de sus lágrimas sobre las calles de Afganistán, Paquistán, Somalia, México, Nigeria, Palestina, Ucrania,… Cada bala les alcanza el corazón. Cada niño muerto les mata algo en su interior. Cada niña violada les parte el alma. No es de extrañar que todos los días muera un dios. No es de extrañar que el Cielo pierda su luz. No es de extrañar que hasta Satán se suicide por no soportar tanta maldad.

    Te levantas cada día sangrándote la sonrisa. Tantos mensajes de individualismo dificultan ver que no existe el yo y el tú, que todos somos uno. Se te agrieta el corazón viendo cómo la gente se olvidó de que no son si no somos. Se te incendia la columna vertebral, como si fuera de pólvora, al ver tanta desconfianza y odio. Te llega su fuego hasta el cerebro, y te hace cenizas tus pensamientos de esperanza. ¿Por qué no ven más allá?, te preguntas recordando tus mañanas de peonza en las calles de arena. Mueres un poco más al introducir la papeleta electoral en la urna, sabiendo que estás colaborando a legitimar esta dictadura. Decir que “el pueblo les ha elegido” cuando representan a solo al veintitrés por ciento de la población, es un una burla imperdonable. Lo piensas, pero te callas

    porque es más doloroso escuchar cómo les defienden sus propias víctimas.

    Y mientras, los dioses lloran, cayendo la sangre de sus lágrimas sobre todo lo que toca esta sociedad inhumana. Erosionando los cimientos de la democracia y de la convivencia. Lloran cuando ven que los políticos quitan libertades al pueblo “para asegurar su seguridad”. Una seguridad amenazada por los conflictos que ellos mismos alimentan. Se desgarran de dolor al ver el odio que se predica en los medios de comunicación. Se preguntan qué fue del amor y la compasión.

    Te levantas cada día sangrándote la sonrisa. Pensando si será el último día en levantarte o podrás soportarlo un día más. Te levantas y sigues jugando su juego,

    • 6 min
    Solo una primavera (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Solo una primavera (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Poema incluido en el poemario Tormentosa existencia (zait.es/tormentosaexistencia)



    Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

    Política de privacidad de Youtube

    Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.

    Aceptar el conteido de Youtube

    Solo una primavera

    Llegó la primavera,

    también mi funeral.

    Los olmos se retuercen

    por este vendaval

    que roba mis palabras

    que yo quiero cantar,

    dejándome el veneno

    de la cobra voraz.

    Llegaron mariposas

    hasta mi ventanal,

    pero un sol traicionero

    me las convirtió en sal.

    Sal para las heridas

    de astillas de coral,

    de cuando fui pirata

    y vivía allá en la mar.

    Llegó la primavera

    en un día invernal.

    No llegó en su momento,

    y la dejé marchar.

    Los pájaros cantaban

    con canto celestial:

    “solo una primavera

    podrás tú ver pasar”.

    Zaït Moreno

    Más vídeos: zait.es/yt

    Podcast: zait.es/podcast

    • 1 min
    Un monstruo me persigue (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Un monstruo me persigue (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Poema incluido en el poemario Tormentosa existencia (zait.es/tormentosaexistencia)



    Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

    Política de privacidad de Youtube

    Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.

    Aceptar el conteido de Youtube

    Un monstruo me persigue

    Un monstruo me persigue

    y, alguna vez, me alcanza.

    Yo siempre vivo huyendo

    de él y de su lanza.

    Este monstruo es, sin duda,

    mi mente atormentada,

    que por la sociedad

    siempre está alimentada.

    Un monstruo me persigue

    con cuarenta y un brazos.

    Ahora no me finjas,

    que no me has avisado

    de que venía fuerte,

    de que venía armado.

    Me caigo triste y roto,

    me caigo derrotado.

    Un monstruo me persigue

    que vive en mi interior.

    Por eso no lo mato,

    pues moriría yo.

    Pero es insoportable

    el continuo terror

    de no avistar su sombra

    ni su inquietante helor.

    Un monstruo me persigue

    y se instaló en mi vida.

    Me mata, me devora

    y me deja hecho trizas.

    A veces me avergüenzo

    y finjo mi alegría

    ocultando el tormento

    que sufro noche y día.

    Zaït Moreno

    Más vídeos: zait.es/yt

    Podcast: zait.es/podcast

    • 1 min
    Soy abril (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Soy abril (Tormentosa existencia) — Videopoema

    Poema incluido en el poemario Tormentosa existencia (zait.es/tormentosaexistencia)



    Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

    Política de privacidad de Youtube

    Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.

    Aceptar el conteido de Youtube

    Soy abril

    ¿Quién me inyectó en vena abril? ¿Quién me hizo como soy? ¿Quién plantó en mi pecho un jardín? ¿Quién puso el polen en mi voz? ¿Fueron las ninfas bailando quienes iluminaron mi corazón? ¿Fue mi madre, mi padre o una simple canción?

    ¿Quién conservó el niño de mi interior y no me dejó morir por dentro? ¿Quién hizo mis dedos con florecitas de almendro? ¿Quién bañó en miel mis labios? ¿Quién me hizo ser yo? ¿Quién sopló las velas del barco en el que navega mi alma? ¿Quién la llevó hasta las tierras sagradas del alba? ¿Fue mi madre, mi padre o una simple canción?

    ¿Quién me hizo compasivo? ¿Quién me tenía que enseñar a odiar? Ese día se había ido, y ahora solo puedo amar. ¿Quién me cambió los ojos y me puso los del espíritu? ¿Quién me hizo vivir con tanto ímpetu? ¿Quién me hizo ver detrás de la inservible materia? ¿Quién quería que yo así viviera? ¿Quién me dijo que existía para hacer un mundo nuevo? ¿Quién fue, porque no lo recuerdo? ¿Fue mi madre, mi padre o una simple canción?

    ¿Quién me hizo de mi verbo, viento rozando juncos? ¿Quién me hizo poeta en este podrido mundo? ¿Quién me hizo pirata en busca de mil tesoros? Tesoros de amor y besos, no de plata ni de oro. ¿Quién moldeó esta sonrisa que brilla aunque esté muriendo? ¿Quién me robó mis mentiras que ahora solo soy sincero? ¿Quién puso las amapolas en los poros de mi cuerpo que pintan todo de rojo cuando estoy compartiendo? ¿Quién me dijo que solo no era nada, que juntos, el universo? ¿Quién me hizo amar a las personas? ¿Quién me enseñó que siempre se perdona? ¿Fue mi madre, mi padre o una simple canción?

    A cada abril, cuando vuelve Perséfone, me envuelve entre tréboles. Me recuerda que yo pertenezco a abril. Me esclaviza a haceros sentir que es bello vivir. A cada abril, rebrota

    toda mi flora de esta persona que adora lo que hicieron de él. Y aunque a veces duela serlo, y aunque a veces cueste verlo, mi alma la hicieron las ninfas cuando vino primavera, y no puedo cambiar aunque quiera. ¿O fue mi madre, mi padre o una simple canción?

    Zaït Moreno

    Más vídeos: zait.es/yt

    Podcast: zait.es/podcast

    • 3 min

Top podcasts de Arte

SER Podcast
Vanity Fair Spain
Revista Elle
Todo Perfecto
Xataka
Está de Moda