19 episodios

Comunicados y Mensajes de la Conferencia Episcopal de Guatemala y del Obispo de la Diócesis de Escuintla, Monseñor Víctor Hugo Palma.

Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla Conferencia Episcopal de Guatemala

    • Cristianismo

Comunicados y Mensajes de la Conferencia Episcopal de Guatemala y del Obispo de la Diócesis de Escuintla, Monseñor Víctor Hugo Palma.

    A la Diócesis en Semana Santa en relación al #Coronavirus

    A la Diócesis en Semana Santa en relación al #Coronavirus

    Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de Escuintla, da algunas indicaciones pertinentes, sobre la manera en que la Diócesis de Escuintla, celebrará la Semana Santa del año 2020, en relación a la pandemia del #Coronavirus #Covid-19

    Anunciamos oh Cristo tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús.

    Muy queridos hermanos, especialmente queridos sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas, agentes de pastoral, especialmente en familias.

    Hermanos también de la sociedad de Escuintla, compartimos hoy ese sentimiento que se expresa en la liturgia diciendo: anunciamos oh Cristo tu muerte, proclamamos tu resurrección.

    ¿Cómo es posible anunciar una muerte, es que la muerte de Cristo es especial, es una muerte que nos trae la vida y por eso añadimos: proclamamos tu resurrección.

    Queridos hermanos vivimos la Semana Santa, como Papa Francisco nos ha recordado,. a la que ya hemos entrado, pues ya hemos celebrado este Domingo de Ramos.

    Una Semana Santa muy dura. Muy dura porque no podemos tener las celebraciones tan hermosas de siempre, pero dura también por esa pandemia del Coronavirus a nivel mundial.

    Para un cristiano esta Semana Santa tiene dos sentimientos: primero la solidaridad, sufrir con el que sufre. En cada uno de los que han muerto por esa enfermedad o de los contagiados o de aquellos que ya comienzan a sentir la pobreza que es un derivado de esta pandemia; mucha solidaridad.

    Cristo está sufriendo en el hermano, Papa Benedicto XVI y Papa Francisco nos dicen que la pasión de Cristo se repite en la pasión de cada persona.

    Pero también el segundo sentimiento es la esperanza porque, la última palabra, como hemos dicho, la tiene Dios y esa palabra es: «resucitó», ya no está entre los muertos, resucitó aleluya.

    La palabra que diremos después de 40 días de no recitarla, alabemos a Yaveh, porque esta historia no terminará mal, terminará bien por la victoria del Señor.

    Aún así quisiera queridos hermanos, pues recordar algunos elementos importantes, repito, las normas sanitarias son importantes, quedarse en su casa es la manera comprobada mundialmente por creyentes, por no creyentes para evitar esta enfermedad, quedarse en casa no es sabroso; estamos hechos a la actividad a las agendas a las salidas a las entradas, hay quien sale solo por dar una vuelta, hoy no se puede y no se debe moralmente, no expongamos a los ancianos a los niños, trayendo la enfermedad a nuestra casa; hay tantas normas sanitarias que sobran, me permito hacer referencia a ellas.

    Con llevar sobre todo pues esa responsabilidad moral hermanos, de no pecar de acaparamiento, hay quienes se están aprovechando de esta pandemia de forma terrible, es un pecado de los más grandes, porque el mundo muere, está herido y hay quién está haciendo dinero en esta desgracia, como siempre sucede, no ser factores de esperanza.

    Me decía una persona, ahora ya no estamos enviando tantos mensajes, estamos cansados, nos cambió el humor.

    Tu sigue mandando mensajes aunque sea a través del teléfono, mensaje de esperanza y de solidaridad, visita, saluda de lejos por lo menos a tu hermano.

    Quisiera recordar algo que es fundamental, no tendremos ninguna celebración en grupo en presencia de personas en Semana Santa.

    Todas las celebraciones que manda la liturgia se van a realizar a puertas cerradas, el Papa nos da ejemplo, ustedes lo han visto por los medios, viviremos sin embargo, sin ir a la Iglesia templo parroquial, si en la Iglesia doméstica, la Iglesia de tu casa, también es una Iglesia hermanos.

    Un Domingo de Ramos que ya hemos celebrado sin ramos, pero ya les hemos pedido que hayan tomado alguna planta, alguna flor y llamen a los niños y díganles: mira, el Señor entró con estos ramos.

    Ponerle en un lugar especial, ya dimos la bendición virtual por lo menos, a estos ramos, mantener ese signo de esperanza.

    ¿Qu

    • 11 min
    A la Diócesis en Cuaresma y Pascua en relación al Coronavirus

    A la Diócesis en Cuaresma y Pascua en relación al Coronavirus

    ¡Con Cristo, nuestra esperanza, caminemos hacia la Pascua!

    Mensaje Diocesano para la Cuaresma y Pascua 2020

    A los Sacerdotes y Seminaristas

    A los Religiosos(s)

    A las Comunidades Parroquiales

    A los Agentes de Pastoral

    A los hombres y mujeres de buena voluntad en Escuintla

    Queridos Hermanos:

    En medio de las duras situaciones humanas, sociales y religiosas de esta Cuaresma 2020, siguiendo el ejemplo de Papa Francisco y las orientaciones fraternales de la Conferencia Episcopal de Guatemala, les hago un llamado a la Esperanza: ¡el Señor nos librará de todos los males físicos y espirituales, pues nunca defrauda a quien espera en Él! Con todo, como ya se indicó en mensajes anteriores, nos toca actuar con responsabilidad de hijos del Padre Misericordioso, sobre todo en el cuidado de nuestros hermanos de Iglesia y sociedad.

    Así, ante las nuevas y severas medidas dictadas por el Gobierno de Guatemala del lunes 16 de marzo, para paliar la crisis del CORONAVIRUS – Covid 19, y como complemento a otros mensajes anteriores, les comunico:




    La suspensión de todas las celebraciones presenciales en templos y oratorios de la Diócesis: Santas Misas, Velaciones, Viacrucis, Horas Santas, etc. Dichos templos y oratorios permanecerán cerrados, debiendo indicarse de parte de los Párrocos los motivos de su clausura temporal, hasta recibir nuevas indicaciones gubernamentales.
    La suspensión de las celebraciones especiales: fiestas patronales, procesiones, domingo de ramos (hasta nuevo aviso, se suspende la venta y bendición de ramos), etc. dado que congregan a muchos fieles, y no solo están contra la indicación gubernamental para evitar contagios masivos, sino ponen en peligro a personas vulnerables, especialmente ancianos y enfermos.
    La suspensión, hasta nuevo aviso, de las actividades de la Semana Santa: dada la incerteza de las futuras indicaciones gubernamentales que hablan de 7 días para evaluar la situación, de momento se prevea otra forma de participación en la Semana Mayor: a través, como antes se ha indicado, de los medios de comunicación radio y televisión.
    La suspensión de actividades de catequesis, de formación, retiros, cenáculos, etc. tanto en las Parroquias como en los movimientos eclesiales, asociaciones de Piedad, etc.: en el caso de los catecúmenos se les

    • 11 min
    Coronavirus: Suspensiones de Misa, Hora Santa, procesiones, Vía Crucis, penitenciales

    Coronavirus: Suspensiones de Misa, Hora Santa, procesiones, Vía Crucis, penitenciales

    Señor, protege a tu pueblo y bendice a tu heredad

    (Salmo 28,9)

    A los Sacerdotes y Seminaristas

    A las Comunidades Parroquiales

    A los Religiosos (as)

    A los Movimientos Eclesiales

    A las Hermandades, Cofradías, y asociaciones de Piedad Popular

    Hermanos en el Señor:

    En apoyo a la Conferencia Episcopal de Guatemala, en su reciente comunicado sobre la amenaza del Covid-19 Coronavirus, comunico a todos su contenido mayoritario, con carácter vigente para nuestra comunidad diocesana de Escuintla:


    El Presidente de la República de Guatemala, cumpliendo con su responsabilidad de velar por la salud pública, en el contexto del peligro de contagio con el virus Covid-19, ha dictado medidas severas que limitan actividades públicas y privadas que superen las cien personas. Explícitamente, incluye el Presidente, las actividades religiosas entre las que caen bajo la restricción, aunque concluye su discurso pidiendo que oremos por Guatemala.


    Por tanto en ánimo de colaborar con las medidas tomadas por las autoridades nacionales, comunicamos lo siguiente a todos los feligreses católicos del país:




    Quedan suspendidas las eucaristías, en que se prevea lleguen más de cien personas, a partir del 15 de Marzo, hasta que se autorice nuevamente en momento posterior
    Quedan suspendidos también, los actos de piedad, en que prevea la participación de más de cien personas. Esto incluye Horas Santas, procesiones y Viacrucis
    Se pide a todos los sacerdotes, que celebren misas pro populo et pro patria, ya sea en privado o con un grupo reducido de fieles
    Las iglesias pueden permanecer abiertas, para que los fieles acudan a la oración, pero no con activid

    • 6 min
    Conferencia Episcopal de Guatemala: Suspensión de actividades religiosas

    Conferencia Episcopal de Guatemala: Suspensión de actividades religiosas

    Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala

    con ocasión de la amenaza del Cobi-19 (Coronavirus)


    El Presidente de la República de Guatemala, cumpliendo con su responsabilidad de velar por la salud pública, en el contexto del peligro de contagio con el virus Covid-19, ha dictado medidas severas que limitan actividades públicas y privadas que superen las cien personas. Explícitamente, incluye el Presidente, las actividades religiosas entre las que caen bajo la restricción, aunque concluye su discurso pidiendo que oremos por Guatemala.


    Por tanto en ánimo de colaborar con las medidas tomadas por las autoridades nacionales, comunicamos lo siguiente a todos los feligreses católicos del país:




    Quedan suspendidas las eucaristías, en que se prevea lleguen más de cien personas, a partir del 15 de Marzo, hasta que se autorice nuevamente en momento posterior
    Quedan suspendidos también, los actos de piedad, en que prevea la participación de más de cien personas. Esto incluye Horas Santas, procesiones y Viacrucis
    Se pide a todos los sacerdotes, que celebren misas pro populo et pro patria, ya sea en privado o con un grupo reducido de fieles
    Las iglesias pueden permanecer abiertas, para que los fieles acudan a la oración, pero no con actividades programadas sino sólo en visitas personales al Señor
    En donde existan las capillas de adoración perpetua, se insta a que mantengan e incrementen la oración por Guatemala
    Se exhorta a rezar a los sacerdotes y a los fieles, para que este peligro grande que se cierne sobre nosotros, cause el menor daño posible y para que actuemos con prudencia y responsabilidad, siguiendo las indicaciones que las autoridades vayan estableciendo.




    Elevamos nuestra oración, por las personas que trabajan en los centros de salud y pedimos prudencia y responsabilidad en la conducta de todos los católicos. Desautorizamos todo comunicado que no lleve la firma del Presidente y Secretario de la CEG (Conferencia Episcopal de Guatemala)

    Que el señor nos bendiga a todos y que María, salud de los enfermos, nos acerque a su hijo en este tiempo de calamidad.

    Guatemala de la Asunción, 14 de Marzo de 2020

    + Monseñor Gonzalo de Villa, S.J.

    Obispo de Sololá-Chimaltenango

    Presidente Conferencia Episcopal de Guatemala

    + Monseñor Antonio Calderón Cruz

    Obispo de San Francisco de Asís, Jutiapa

    Secretario Conferencia Episcopal de Guatemala

    • 2 min
    Conferencia Episcopal de Guatemala: Comunicado en relación al Coronavirus (COVID-19)

    Conferencia Episcopal de Guatemala: Comunicado en relación al Coronavirus (COVID-19)

    Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala

    en relación al Coronavirus (COVID-19)

    Ante la propagación a nivel mundial del virus conocido como Coronavirus (COVID-19), y urgidos por nuestro deber pastoral, queremos compartir algunas reflexiones y advertencias a partir de los efectos que esta epidemia está teniendo en otros países y también como advertencia a nivel nacional.

    1. El Ministerio de Salud ya ha hecho circular su Comunicado número 20 en el que informa que a partir del día de ayer lunes 9 de Marzo, toda actividad pública en que se congreguen 150 personas o más debe presentar una notificación de la actividad en el Área de Salud respectiva.

    2. Los responsables de los oficios religiosos católicos en que se prevea reunir ese número de gente deben entonces, de acuerdo con la ley, notificar con 48 horas de antelación dicha actividad. Eso comprende celebraciones eucarísticas, viacrucis, procesiones y actividades formativas en las parroquias. En el anexo 1 van las direcciones a donde deben ser comunicadas dichas actividades.

    3. El coronavirus es una epidemia seria, que ha causado ya muchas muertes en diferentes continentes. Sabemos que la mayoría de los que son infectados sobreviven y no les resulta grave. Sin embargo, son las personas más débiles, especialmente ancianos, quienes presentan mayores índices de mortalidad.

    4. En Guatemala, a Dios gracias, no hemos tenido aun ningún caso. Pero sin duda conviene tomar las precauciones que las autoridades de salud recomiendan. La higiene personal y la prudencia en quienes tienen síntomas de infecciones respiratorias, deben extremarse. Las personas con síntomas de enfermedad deben abstenerse de salir de casa y de asistir a eventos públicos.

    5. El coronavirus no debe ser motivo de miedo ni de pánico. Confiamos en Dios y en su providencia. Pero debemos ser precavidos y responsables. Como comunidad creyente sabemos que estamos en las manos del Señor y que hasta los cabellos de nuestras cabezas están contados (Mt 10, 30). La confianza en Dios nos debe animar a intensificar la oración en estos días en que la epidemia, que a veces parecía historia solo del pasado, nos muestra que somos frágiles y sometidos a situaciones más allá de nuestro control.

    6. En las actividades litúrgicas es bueno tomar precauciones especiales. Es mejor, en estas circunstancias, por razones de higiene, comulgar en la mano que en la boca y es mejor evitar saludos de paz efusivos.

    7. Conviene estar atentos a las informaciones oficiales. Difundir noticias falsas sobre este tema constituye pecado grave.

    8. La caridad cristiana debe hacernos sentir el espíritu de fraternidad para ayudar y consolar y para colaborar en todo aquello que signifique cuidado no solo de la casa común sino de la humanidad misma.

    9. Que la Virgen del Rosario nos ayude en estas próximas semanas a confiar en su Hijo y a vivir con profunda fe las pruebas que la enfermedad nos deparen.

    Guatemala de la Asunción, 10 de Marzo de 2020

    + Monseñor Gonzalo de Villa, S.J.

    Obispo de Sololá-Chimaltenango

    Presidente Conferencia Episcopal de Guatemala

    + Monseñor Antonio Calderón Cruz

    Obispo de San Francisco de Asís, Jutiapa

    Secretario Conferencia Episcopal de Guatemala

    • 4 min
    Mensaje de Cuaresma

    Mensaje de Cuaresma

    Te adoramos oh Cristo y te bendecimos que por tu Santa Cruz redimiste al mundo, amén.

    Muy queridos amigos, queridos hermanos, comenzando la cuaresma, precisamente desde este miércoles de ceniza, me permito enviarles un saludo muy cordial y también proponerles lo que el Papa Francisco nos dice en su mensaje para esta cuaresma del año 2020: «Dejémonos reconciliar con Dios«.

    La reconciliación es el camino de vuelta a casa, como el hijo pródigo regresó a la casa de su padre. La reconciliación es el encuentro de nuevo con Dios y también con los hermanos, naturalmente la reconciliación es importante, no solo porque nosotros necesitamos volver a Dios, sino por que Él mismo nos está buscando.

    Para que nosotros nos reconciliemos con Él, hermanos, existe este tiempo, el tiempo de la cuaresma, estos días que son ciertamente de batalla espiritual, pero que también son días de esperanza, como un enfermo que por lo menos sabe que está en tratamiento y que todo puede mejorar si él sigue ese camino de salvación, ese camino de curación.

    Papa Francisco en su mensaje para esta cuaresma del año 2020, nos pone un punto de partida sumamente importante, ¿por qué nos vamos a reconciliar con Dios? y el Papa nos recuerda: porque Él nos amó primero y por qué nadie ha hecho por nosotros lo que Dios ha hecho y a pesar de nuestros pecados, Dios nos sigue amando.

    En otras palabras como muy bien lo dice el Papa los jóvenes: recuerden, contemplen a Jesucristo en la cruz, que ha dado su vida por ustedes, su vida por nosotros y atraídos por ese amor, volvamos al Señor.

    Naturalmente nosotros tendríamos, en nuestra tierra de Escuintla, que tomar en cuenta varios elementos que son como sombras, fallas, desviaciones, pecados de los cuales convertirnos, para volver a estar en el camino del Señor.

    Ante todo recordemos lo que dice el Apocalipsis: estoy a la puerta y llamo dice el Señor (cf Ap 3, 20). En otras palabras mientras vamos a Él, Él viene a nosotros y esta venida del Señor a nosotros, hermanos, pues es fundamental. Pasar por ciertos elementos que son importantísimos en nuestra vida y sociedad como comunidad Diocesana de Escuintla, como familias, como personas.

    Ante todo recordemos que nuestra tierra, es una tierra que es famosa tristemente por la violencia, por la degradación moral. Estamos como todas las costas, rodeados de mucho vicio, de mucha propuesta del vicio hermanos y a esto se une la pasividad de las autoridades, que permiten que el vicio se difunda, hablando de la libertad de empresa, pero bueno, cuántos prostíbulos, cuántos centros de perdición, cuántas cosas a las cuales se hacen ojos ciegos.

    Hermanos, estamos también nosotros ante una situación de pasividad de las autoridades, ante no solamente el crecimiento del crimen, sino la ejecución de la justicia. Hay una fama muy mala y naturalmente muy justificada, de que acá la justicia funciona poco o no funciona. Esto crea una situación de desesperación, aparte de faltar a los derechos humanos, se falta a lo fundamental, que es el respeto a la persona.

    Naturalmente no podemos olvidar que vivimos en una crisis de ambiente, en un departamento que se puebla cada día más y que bueno que se desarrolla, pero siempre hay una cuota de responsabilidad ecológica de todos nosotros, tanto de los que organizan este desarrollo como de aquellos que lo vemos qué sucede, no podemos verlo pasivamente.

    Y no olvidemos hermanos, pues, la indiferencia. La indiferencia ante situaciones graves, aquí también ha crecido en cierta forma

    • 7 min

Top podcasts en Cristianismo