20 min

Batalla de Kursk Pasajes de la Historia por Juan Antonio Cebrián

    • History

Las fuerzas alemanas, después de la derrota sufrida en Stalingrado en el invierno de 1942-1943, seguían combatiendo con fiereza y lograron capturar el área de Kharkov, estableciendo una punta de lanza en la línea defensiva rusa alrededor de la ciudad de Kursk. Esta línea defensiva tenía 200 km. de ancho y 150 km. de profundidad, por lo que esa punta de lanza fue el objetivo más obvio y simple para el siguiente ataque de los alemanes.
Para los rusos no cabía duda de que eso haría el enemigo, debido a la magnitud de fuerzas concentradas alrededor de esa zona y a los informes recibidos por sus espías y por los británicos que habían interceptado información secreta de los planes nazis.
Stalin quiso atacar a los alemanes, pero Zhukov, recién ascendido a Mariscal después de Stalingrado, insistió en que se les dejara a ellos tomar la iniciativa y esperarlos con un plan de defensa que tenía ideado.
Stalin abandonó el control sobre el Ejército Rojo y lo dejó en manos del mariscal Georgi Zhukov. Situación que no sucedió con Hitler que nunca aceptó dejar el control del ejército alemán en manos de sus generales.
Hitler retrasó la ofensiva, conocida como operación Citadelle (también Zitadell), planeada para mayo, hasta julio, en espera de que su nueva arma, el Panzer V "Panther", pudiera ser integrado a sus fuerzas blindadas. El clímax de esta operación fue la batalla de Kursk y la lucha de blindados, la más grande de la historia, en Prochorovka (Prokhorovka).

Las fuerzas alemanas, después de la derrota sufrida en Stalingrado en el invierno de 1942-1943, seguían combatiendo con fiereza y lograron capturar el área de Kharkov, estableciendo una punta de lanza en la línea defensiva rusa alrededor de la ciudad de Kursk. Esta línea defensiva tenía 200 km. de ancho y 150 km. de profundidad, por lo que esa punta de lanza fue el objetivo más obvio y simple para el siguiente ataque de los alemanes.
Para los rusos no cabía duda de que eso haría el enemigo, debido a la magnitud de fuerzas concentradas alrededor de esa zona y a los informes recibidos por sus espías y por los británicos que habían interceptado información secreta de los planes nazis.
Stalin quiso atacar a los alemanes, pero Zhukov, recién ascendido a Mariscal después de Stalingrado, insistió en que se les dejara a ellos tomar la iniciativa y esperarlos con un plan de defensa que tenía ideado.
Stalin abandonó el control sobre el Ejército Rojo y lo dejó en manos del mariscal Georgi Zhukov. Situación que no sucedió con Hitler que nunca aceptó dejar el control del ejército alemán en manos de sus generales.
Hitler retrasó la ofensiva, conocida como operación Citadelle (también Zitadell), planeada para mayo, hasta julio, en espera de que su nueva arma, el Panzer V "Panther", pudiera ser integrado a sus fuerzas blindadas. El clímax de esta operación fue la batalla de Kursk y la lucha de blindados, la más grande de la historia, en Prochorovka (Prokhorovka).

20 min

Top Podcasts In History