1 hr 29 min

Paulina Armería: Antes que el taekwondo están tu cuerpo y tu salud Pasion Taekwondo

    • Sports

Hola apasionados del taekwondo. Salir de la zona de confort es necesario para crecer, aunque a veces tengamos que ir en contra de la corriente o de lo sencillo.

Nuestra invitada de hoy ha tomado decisiones difíciles y enfrentado retos que desde la comodidad hubiera sido mejor no tomar.

Pero que más adelante la llevaron a nuevos horizontes.

Por ejemplo, estaba teniendo dificultades para llegar a la Selección Nacional, le faltaba el último escalón.

Y entonces tomó una decisión que no es tan común en el taekwondo. Se subió de categoría de peso.

Cuando regularmente la norma es bajar de peso, Paulina decidió subir.

Y así ganó su siguiente evento nacional y su lugar en la selección de México.

Nuestra invitada de hoy es Paulina Armería, que hace año y medio cambió su vida radicalmente para empezar a vivir en Italia y competir representando a ese país.

Como Paulina también tiene la nacionalidad italiana actualmente está en camino del sueño olímpico representando a ese país.


Sin duda otra decisión difícil, completamente fuera de la zona de confort.

Pero que sin duda está llevando a Paulina por un camino de mucho aprendizaje, teniendo el privilegio de haber entrenado por periodos largos con dos equipos nacionales de alto nivel.

Paulina ha sido medallista en múltiples eventos internacionales, medalla de plata en Juegos Panamericanos y de bronce en Universiada Mundial.

Espero que disfrutes la entrevista y que la compartas con otros apasionados del taekwondo.

Su primera lección sobre el deporte y la vida
Paulina viene de una familia muy deportista.

Una figura muy especial para ella fue la de su abuelo, Remo Vecchi, que fue parte del equipo nacional de Italia de ciclismo y que se mudó a México durante la posguerra.

En México fundó la famosa marca de motocicletas Carabela y también un equipo de competencia de motociclismo.
Cuando Paulina tenía 4 o 5 años su abuelo comenzó a enseñarle a andar en bicicleta y en uno de sus primeros intentos cayó y comenzó a llorar.

Ella esperaba que su abuelo la confortara pues sus rodillas estaban sangrando. Pero eso no pasó.

La hizo subir de nuevo a la bicicleta.

Paulina nos comparte que esa fue una gran lección, pues cuando caes, tienes que buscar recuperarte lo más pronto posible.

Otra lección interesante del abuelo de Paulina es que nunca le habló de sus logros deportivos, de hecho se enteró de ellos hasta que él falleció.

Para ella simplemente era su abuelo.

Y la lección que nos comparte Paulina que aprendió es que somos más que nuestros logros.


Comienzo en el taekwondo
Paulina comenzó a tomar clases de taekwondo en el colegio. Fue una niña multideportista, practicó fútbol y básquetbol también.

En teoría iba a tomar clases de baile, pero a ella no le gustaba. A la misma hora que las clases de baile la escuela también promocionaba clases de taekwondo.

De forma que para evitar las clases de baile Paulina decidió inscribirse en taekwondo.

Y fue ahí que se enamoró del deporte, practicaba de una manera recreativa pero después de cierto tiempo, invitada por el profesor Mario Labastida, salió de su confort para entrenar en un ambiente más competitivo.

Subir de categoría de peso
Paulina comenzó a entrenar en una atmósfera más competitiva, todos los días y con metas ya más específicas.

Primero buscó ser parte de la selección del Instituto Politécnico Nacional, asociación deportiva a la que pertenecía y posteriormente llegar a la Selección Nacional.

Fue un proceso difícil que no se le dio a la primera. De hecho nos comparte que fue tras de muchos intentos y ya llegando a la categoría de adultos que pudo finalmente ganar un evento nacional.

Lo interesante es que...

Hola apasionados del taekwondo. Salir de la zona de confort es necesario para crecer, aunque a veces tengamos que ir en contra de la corriente o de lo sencillo.

Nuestra invitada de hoy ha tomado decisiones difíciles y enfrentado retos que desde la comodidad hubiera sido mejor no tomar.

Pero que más adelante la llevaron a nuevos horizontes.

Por ejemplo, estaba teniendo dificultades para llegar a la Selección Nacional, le faltaba el último escalón.

Y entonces tomó una decisión que no es tan común en el taekwondo. Se subió de categoría de peso.

Cuando regularmente la norma es bajar de peso, Paulina decidió subir.

Y así ganó su siguiente evento nacional y su lugar en la selección de México.

Nuestra invitada de hoy es Paulina Armería, que hace año y medio cambió su vida radicalmente para empezar a vivir en Italia y competir representando a ese país.

Como Paulina también tiene la nacionalidad italiana actualmente está en camino del sueño olímpico representando a ese país.


Sin duda otra decisión difícil, completamente fuera de la zona de confort.

Pero que sin duda está llevando a Paulina por un camino de mucho aprendizaje, teniendo el privilegio de haber entrenado por periodos largos con dos equipos nacionales de alto nivel.

Paulina ha sido medallista en múltiples eventos internacionales, medalla de plata en Juegos Panamericanos y de bronce en Universiada Mundial.

Espero que disfrutes la entrevista y que la compartas con otros apasionados del taekwondo.

Su primera lección sobre el deporte y la vida
Paulina viene de una familia muy deportista.

Una figura muy especial para ella fue la de su abuelo, Remo Vecchi, que fue parte del equipo nacional de Italia de ciclismo y que se mudó a México durante la posguerra.

En México fundó la famosa marca de motocicletas Carabela y también un equipo de competencia de motociclismo.
Cuando Paulina tenía 4 o 5 años su abuelo comenzó a enseñarle a andar en bicicleta y en uno de sus primeros intentos cayó y comenzó a llorar.

Ella esperaba que su abuelo la confortara pues sus rodillas estaban sangrando. Pero eso no pasó.

La hizo subir de nuevo a la bicicleta.

Paulina nos comparte que esa fue una gran lección, pues cuando caes, tienes que buscar recuperarte lo más pronto posible.

Otra lección interesante del abuelo de Paulina es que nunca le habló de sus logros deportivos, de hecho se enteró de ellos hasta que él falleció.

Para ella simplemente era su abuelo.

Y la lección que nos comparte Paulina que aprendió es que somos más que nuestros logros.


Comienzo en el taekwondo
Paulina comenzó a tomar clases de taekwondo en el colegio. Fue una niña multideportista, practicó fútbol y básquetbol también.

En teoría iba a tomar clases de baile, pero a ella no le gustaba. A la misma hora que las clases de baile la escuela también promocionaba clases de taekwondo.

De forma que para evitar las clases de baile Paulina decidió inscribirse en taekwondo.

Y fue ahí que se enamoró del deporte, practicaba de una manera recreativa pero después de cierto tiempo, invitada por el profesor Mario Labastida, salió de su confort para entrenar en un ambiente más competitivo.

Subir de categoría de peso
Paulina comenzó a entrenar en una atmósfera más competitiva, todos los días y con metas ya más específicas.

Primero buscó ser parte de la selección del Instituto Politécnico Nacional, asociación deportiva a la que pertenecía y posteriormente llegar a la Selección Nacional.

Fue un proceso difícil que no se le dio a la primera. De hecho nos comparte que fue tras de muchos intentos y ya llegando a la categoría de adultos que pudo finalmente ganar un evento nacional.

Lo interesante es que...

1 hr 29 min

Top Podcasts In Sports