300 episodes

Comiendo con María es el podcast de nutrición y dietética. En el encontrarás todo lo necesario para llevar una alimentación saludable que te ayudará a ganar salud.

Comiendo con María (Nutrición) María Merino Fernández

    • Nutrition

Comiendo con María es el podcast de nutrición y dietética. En el encontrarás todo lo necesario para llevar una alimentación saludable que te ayudará a ganar salud.

    669. Varia tu desayuno.

    669. Varia tu desayuno.

    • 14 min
    668. Cinco motivos por los que recuperas el peso perdido.

    668. Cinco motivos por los que recuperas el peso perdido.

    Estos son los 5 motivos más comunes por los que recuperas el peso que tanto te ha costado perder:

    1. Restricción severa de hidratos de carbono con reintroducción al azar, lo que te lleva a perder agua y glucógeno, pero no grasa. El peso baja pero luego sube rápido.
    2. No has hecho ejercicio junto a la dieta. Esto te lleva a (además de perder grasa), perder masa muscular y generarte cambios metabólicos que favorecen la recuperación de la grasa perdida.
    3. Has perdido peso sin tratar la causa que te llevó a subirlo: ansiedad, estrés, pocos recursos de cocina...
    4. No has creado el hábito sano porque no te gustaba lo que hacías: comer bien, hacer ejercicio, cocinar... por ello siempre debes buscar el placer en lo que haces y como cambiarlo para que así sea.
    5. Seguir dietas milagro o demasiado restrictivas que te generan ansiedad y apetencia por productos ultrapalatables, los ultraprocesados.

    Si quieres saber cómo mantener el peso después de haberlo perdido, consulta el curso de mantenimiento del peso en https://www.comiendoconmaria.com/cursos/curso-mantener-despues-de-la-dieta/

    • 19 min
    667. Calabacín relleno con quinoa.

    667. Calabacín relleno con quinoa.

    Volvemos a los miércoles de recetas de la mano de Anna de @anytas.lifestyle, para conocer una receta nueva, como siempre sana, fácil y deliciosa. En esta ocasión nos trae un calabacín relleno con quinoa.

    • 15 min
    666. Incorporación de alimentos en los bebés.

    666. Incorporación de alimentos en los bebés.

    ¿A qué edad incorporamos los alimentos en los bebés? Si haces caso a lo que oyes, te volverás loco/a pues cada uno dice una cosa diferente: pediatra, enfermero, familiares... Así que te traigo las recomendaciones oficiales del calendario orientativo de incorporación de alimentos.

    Leche materna > 0-6 meses y hasta que madre o niño decidan.
    Leche adaptada (en niños que no toman leche materna) > 0-6 meses y hasta el año.
    Cereales –pan, arroz, pasta, etc.– (con o sin gluten), frutas, hortalizas, legumbres, huevos, carne y pescado, aceite de oliva, frutos secos chafados o molidos. A matizar:

    1. Hortalizas: hay que evitar las espinacas y las acelgas antes de los 12 meses (y si se utilizan, que no supongan más del 20% del contenido total del plato) por su contenido en nitratos. A partir del año y hasta los 3 años, es necesario que estas hortalizas no supongan más de una ración al día. Si el niño sufre una infección bacteriana gastrointestinal, se deben evitar estas dos hortalizas. Las espinacas y las acelgas cocinadas (enteras o en puré), como el resto de alimentos, se tienen que conservar en la nevera, o en el congelador si no se consumen el mismo día.
    2. Carne: los niños menores de 6 años no deberían consumir carne procedente de animales cazados con munición de plomo porque causa daños neuronales.
    3 Pescado: por su contenido en mercurio, en niños menores de 3 años, hay que evitar el consumo de pez espada o emperador, cazón, tintorera y atún (en niños de 3 a 12 años, limitarlo a 50 g/semana o 100 g/2 semanas y no consumir ninguno más de la misma categoría la misma semana). Además, a causa de la presencia de cadmio, los niños deben evitar el consumo habitual de cabezas de gambas, langostinos y cigalas o el cuerpo de crustáceos parecidos al cangrejo.
    4. Se pueden ofrecer pequeñas cantidades de yogur y queso tierno a partir
    de los 9-10 meses.
    Leche entera*, yogur y queso tierno (en más cantidad) > 12-24 meses
    *En caso de que el niño no tome leche materna
    Sólidos con riesgo de atragantamiento (frutos secos enteros, palomitas, granos de uva enteros, manzana o zanahoria cruda) > a partir de 3 años.
    Alimentos superfluos (azúcares, miel, mermeladas, cacao y chocolate, flanes y postres lácteos, galletas, bollería, embutidos y charcutería) > Cuanto más tarde y en menos cantidad mejor (siempre a partir de los 12 meses).

    Descarga la guía completa aquí: http://salutpublica.gencat.cat/web/.content/minisite/aspcat/promocio_salut/alimentacio_saludable/02Publicacions/pub_alim_inf/recomanacions_0_3/0_3_guia_recomanacions/guia_recomendaciones_alimentacion_primera_infancia.pdf

    • 15 min
    665. Cinco bulos de la leche.

    665. Cinco bulos de la leche.

    Desmentimos 5 mitos sobre la leche, via ElMundo.es

    1. A la leche le añaden hormonas:
    Es quizá el más extendido de todos los falsos mitos sobre la leche. Pese a todo, en 2009 el Gobierno modificó un Real Decreto para prohibir definitivamente el uso de hormonas en la cría de ganado. ¿Y esto se cumple? La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) realiza controles periódicos en la industria para ver si los ganaderos hacen los deberes y los resultados son satisfactorios. Por ejemplo, en 2016 se analizaron unas 24.000 muestras y no se encontró en ellas ningún tipo de hormona que superara los niveles permitidos.

    2. La leche tiene antibióticos:
    Desde el año 2006 en la Unión Europea está prohibido administrar antibióticos a los animales para favorecer su engorde. Solo pueden administrarse con fines terapéuticos y bajo prescripción del veterinario. ¿Y esto también se cumple? Es cierto que el uso de antibióticos aún es mayor en España que en otros países de Europa, pero sí, al igual que ocurre con las hormonas, las leyes se cumplen. En este caso, el cumplimiento de la normativa resulta crucial en la lucha contra las resistencias a los antibióticos.

    3. La leche sin lactosa es más saludable:
    A pesar de que -al igual que el gluten- parece haberse convertido en el nuevo anticristo, la lactosa solo es un azúcar presente de forma natural en la leche. ¡Incluso en la leche materna! La lactosa está formada por dos azúcares que van de la manita: glucosa y galactosa. En el intestino, la enzima lactasa obliga a las dos moléculas a separarse y así, cada una, glucosa y galactosa, es absorbida por separado. Cuando una persona anda escasa de lactasa, la lactosa no puede dividirse y la glucosa y la galactosa se quedan flotando en el intestino. El problema es que a las bacterias lo de comerse las dos moléculas de golpe se les hace bola. Al intentar zamparse la lactosa, producen ácidos orgánicos, agua... ¡y gas! Estos gases, que en el fondo son pedetes de bacteria, son los responsables del malestar digestivo en los intolerantes a la lactosa. Si notas este tipo de molestias, mi consejo es que no andes con experimentos ni compres alimentos sin. Lo mejor es pedir cita con tu médico para el diagnóstico oportuno.

    4. Tomar lácteos aumentar las flemas:
    Abuelos y vecinos lo seguirán repitiendo cada vez que escuchen a un niño estornudar, pero lo cierto es que la última revisión -realizada en 2018- de este asunto arroja una conclusión firme: no hay evidencia científica de que la leche aumente la producción de mocos o flemas. ¿De dónde viene el mito? Se lo debemos todo al Dr. Spock, una suerte de Carlos González de los años 40 que escribió un libro titulado El cuidado de su hijo del Dr. Spock. En este trabajo, que por cierto arrasó vendiendo 50 millones de ejemplares en todo el mundo, Spock afirmaba que los lácteos aumentaban las flemas. Desde entonces hemos ido arrastrando el bulo hasta nuestros días, sin evidencia científica que lo corrobore.

    5. Los lácteos desnatados son mejores para la salud:
    Lejos quedan los tiempos en los que pensábamos que todas las grasas saturadas eran peores que una maldición. Hoy sabemos que el mundo de las grasas es mucho más complejo de lo que pensábamos y que no todas las grasas son iguales. La buena noticia es que, desde hace ya unos años, los estudios demuestran que las personas que toman lácteos enteros no tienen más obesidad, ni más diabetes ni más enfermedades cardiovasculares que las que toman leche desnatada o semidesnatada. Sí, habéis leído bien: la grasa de la leche no es tan mala como se pensaba.

    Fuente: https://www.elmundo.es/papel/boticaria-garcia/2019/12/07/5de8fb98fdddff80968b46ab.html

    • 10 min
    664. Come más verduras.

    664. Come más verduras.

    Es importante comer verduras, de hecho deben ser la base de nuestra alimentación, pero es aún más importante si cabe, disfrutar de ellas, que comerlas sea para nosotros un placer. Por ello quiero darte alternativas a cómo comer las verduras más allá de en ensalada o cocidas.

    1. Purés, cremas y sopas, calientes o frías.
    2. Al horno, tipo escalivada o al papillote.
    3. Elaborando hamburguesas o albóndigas.
    4. Espiralizadas, haciendo espaguetis de verduras.
    5. Patés vegetales: babaganush o muhammara por ejemplo.
    6. Bases de pizza, con coliflor o brócoli.
    7. Laminadas, para la plancha o rebozadas.
    8. Como relleno de lasañas o canelones.
    9. Al vapor, con colores intensos y más crujientes.
    10. En tempura.
    11. Al microondas.
    12. Salteadas solas o con otros ingredientes: arroz, legumbres, huevo...

    Desde Ivoox añaden, rallándolas, como la colirroz!

    • 17 min

Top Podcasts In Nutrition

Listeners Also Subscribed To