14 episodes

La psicología consciente ha llegado para ayudarte a entender tu cuerpo como parte de un todo mucho mayor, para que puedas abrazar tu interior y conectar con tu verdadero ser. Ese es el punto de partida de la auténtica libertad y autorrealización vital.

Soy Marian Ponte Psicóloga-Sexóloga y llevo más de 20 años ayudando a las personas a través de la psicoterapia y la psicología consciente.

Podcast de Psicología Consciente Marian Ponte

    • Religion & Spirituality

La psicología consciente ha llegado para ayudarte a entender tu cuerpo como parte de un todo mucho mayor, para que puedas abrazar tu interior y conectar con tu verdadero ser. Ese es el punto de partida de la auténtica libertad y autorrealización vital.

Soy Marian Ponte Psicóloga-Sexóloga y llevo más de 20 años ayudando a las personas a través de la psicoterapia y la psicología consciente.

    T2-Episodio 1: ¿Qué es la psicología consciente?

    T2-Episodio 1: ¿Qué es la psicología consciente?

    ¿Qué es la psicología consciente?

    La psicología consciente es la definición que contempla al propio individuo en su totalidad, considerando al ser humano como una sola unidad del cuerpo, el espíritu y la mente y como una entidad singular, que influye sobre su entorno próximo y, a su vez, este entorno ejerce influencia sobre la persona. Este enfoque pretende tratar la integridad emocional, energético y espiritual de la persona y no desde el enfoque de la enfermedad y patología mental. Así pues, se puede decir que la psicología consciente es tomar consciencia hacia una mirada interior a nuestras emociones para liberarnos del dogma y de la restricciones para ser libre y fluir.

    • 31 min
    T2-Episodio 2: La ilusión

    T2-Episodio 2: La ilusión

    ¿Qué podemos entender por ilusión, desde el enfoque de la psicología consciente?
    Tú crees, pero no sabes, que hay otra forma de vida. Todo lo que tiene que ver con creencia e interpretación, nos atrapa a percibir una realidad desde ese lugar en el que estamos. En el momento en que tú empiezas a cuestionar todo tu mundo vivido, que es información, y la vas de alguna manera diluyendo, vas diluyendo tu dolor, vas diluyendo tu trauma, vas cuestionando si todo lo que te han dado forma parte de lo que te ayuda a crecer, a tener tu potencial y vas decidiendo desde tu vida, qué es lo que te hace sentir mejor, qué te produce bienestar, entonces, van a empezar a sentirte que fluyes sin sensación de obstrucción y te permites un espacio interior, ahí empiezas a entender que hay algo más y ahí puedes empezar a cambiar tu percepción. Entonces, observas y te das cuenta que puedes generar un observador. Ese observador que va cogiendo conciencia, empieza a darse cuenta que no eres lo observado. Ahí empezamos a cambiar algo y a darnos cuenta que… formábamos parte o creíamos que todo eso que nos rodeaba era real y en el fondo, era una ilusión.

    • 19 min
    T2-Episodio 3: El narcisismo

    T2-Episodio 3: El narcisismo

    ¿Qué es el narcisismo? ¿Cómo se afronta, se aborda desde el enfoque consciente, de la psicología consciente? ¿Qué puedo hacer para detectar una conducta narcisista? ¿Cómo puedo evitar caer en ese círculo de un narcisista y todo lo que conlleva?
    Pues todas estas preguntas de un tema quizás, cada vez más importante en las relaciones, es justo de lo que vamos a hablar en el capítulo de hoy, de Apuntes de psicología consciente con Marian Ponte.

    • 38 min
    T1-Episodio 1: Disonancia Cognitiva

    T1-Episodio 1: Disonancia Cognitiva

    ¿Eres esclavo de tus excusas o el observador que se supera?
    La disonancia cognitiva es un fenómeno psicológico que se abre camino en el año 1957, de la mano de Leon Festinger, un psicólogo estadounidense. Denominó disonancia cognitiva a lo que nos sucede cuando mantenemos simultáneamente creencias contradictorias o cuando éstas no están en armonía con lo que hacemos. Esta situación nos produce incomodidad y tensión en nuestro sistema de creencias. Si tenemos dos pensamientos en contradicción, o lo que hacemos está en contradicción con lo que pensamos, eso genera malestar. La tensión interna se puede dar entre sistemas de ideas, creencias, emociones o actitudes que afectan a las personas cuando entran en conflicto con la creencia o la conducta que no encaja con otra creencia. Necesitamos coherencia cognitiva para no vivir conflicto interior. Un ejemplo de lo mencionado podría ser: me enfado de que se enfaden y después yo pierdo el control con otros; me quejo de que critican o me critican y después yo no veo que enjuicio constantemente a otros. Cuando amamos y creamos una imagen de esa persona y al ver el engaño que contrasta con tu idealización, te auto engañas para seguir ajustando los sucesos a tu convencimiento. Reafirmamos nuestras creencias con lo que nos reafirma. Interpretamos a nuestro favor.

    A veces, sentirnos en pertenencia puede generar renunciar a tus convicciones, aunque entre en contradicción con tus deseos o necesidades. Hay personas que, si temen ser juzgados o fallar, se dañan o buscan excusas para que no sucede su temor.  Puedes llegar, por ejemplo, a estudiar algo que no te gusta y lo sostienes diciéndote a ti mismo ideas para sostener el malestar. Tener una dependencia y justificar a esa persona viendo lo positivo e ignorar que maltrata. El cerebro defiende la alternativa escogida y deshecha otras no escogidas. Tenemos razones que justifican las opciones que escogemos y nos dificulta el cambio debido a la racionalización. Incluso podemos perjudicarnos para no tener que hacer cambios o esfuerzos.

    En nuestra vida hay muchas situaciones que nos chocan con nuestras creencias provocando estrés o ansiedad. Si tenemos dos ideas contrarias, generamos un tercer pensamiento para generar sensación de calma. El equipo de Festinguer investigó con los alumnos generar disonancia cognitiva a través de darles tareas aburridas. Una parte de ellos, tenia que mentir a otro supuesto alumno, que era un actor, diciéndoles que era divertido. Muchos se sugestionaron a decir que era divertido. Si cambiamos la conducta que provoca el malestar y lo ajustamos a nuestro pensar se reduce el malestar. Si no sabemos, nos auto-engañamos para no sentirnos mal con nuestra contradicción. Podemos manipular nuestras ideas, excusarnos o ignorar datos para ignorar el malestar. Podemos darnos argumentos absurdos para sentirnos bien.

    En la vida cotidiana tenemos contradicciones entre lo que creemos y lo que nos sucede o hacemos si ha tocado nuestras creencias o valores. Justificamos constantemente las acciones, nos quejamos, ponemos la culpa fuera o justificamos lo que nos sucede para ajustar lo que nos afecta. Entonces, ¿Cómo hacemos para no perdernos en nuestras disonancias y dañarnos? ¿Cómo ganamos congruencia interna? ¿Qué hay debajo de esa incomodidad?

    Consejos:

    Dar coherencia entre lo que piensas y haces. Alinéate con tus creencias autenticas para saber que es lo que es importante.
    Aprende a observarte y detecta si hay incoherencias, no lo justifiques. Mira las contradicciones y busca cómo ajustarlo sin engaño.
    Aprende a ser honesto sin autocrítica y muéstrate a otros. Date el proceso y no mires la vida como si fuera un error.
    Aprende de tus contradicciones porque te ayuda a superarte y no estancarte.
    Si ves mucha ideología, patrones familiares impuestos u otras ideologías sociales, busca que no sea la identidad grupal y el miedo a la no pertenencia lo que...

    • 10 min
    T1-Episodio 2: Indefension Aprendida

    T1-Episodio 2: Indefension Aprendida

    El concepto indefensión aprendida nace a partir de unos experimentos con perros que realizó Martin Seligman en 1967

    En su estudio el primer perro podía evitar las descargas eléctricas y el segundo no podía anteceder y evitar la descarga aleatoria. El perro se quedaba indefenso, aunque después la situación cambiase o pudiese dar otra respuesta para evitar la descarga.

    Hemos visto que con las personas también actúan como seres impotentes y perciben su vida sin control, aunque pueda cambiar la situación. Se pierde la capacidad de reacción. Si en un largo periodo de tiempo la víctima tiene situaciones abusivas se forma una ruta neuronal dónde la persona ya no busca soluciones a poder huir o escapar de lo que considera inevitable.  Está convencida que las consecuencias pueden ser aún peores si algo intentas hacer. Hemos visto, por ejemplo, elefantes que son domados desde niños que intentan romper las cadenas y no pueden, aunque crezcan ya no intentan escaparse a pesar de que pongan una cuerda que puede romper.

    Los psicólogos en Yale vieron que el fracaso escolar tenía mucho factor de experimentar dificultades en manejar y gestionar el mundo emocional. Vieron que algunos estudiantes tenían patrones de conducta, o creencias, generaban sabotaje personal. Se vio el origen y la respuesta desadaptativa ante los estímulos que fueron desadaptativos y la reinterpretación que se generó. Cambiar “no valgo”, por ejemplo, por “puedo darme los ingredientes para mejorar y aprender de mis errores”. Pasar del locus de control externo a locus de control interno. Eres el protagonista de tu vida, quien decide, observa lo desadaptativo y cambia su visión de vida. Ser consciente y ver tu progreso con optimismo te facilita romper las ataduras creadas que simbolizan el elefante. Tus cadenas mentales pueden ser rotas y salir de la prisión psicológica.

    Desde niños frases como: “no puedes” … “siempre te equivocas”, etc. Una educación de comparación, competición y tus experiencias, patrones familiares, creencias y experiencias pueden estancar nuestras vidas. Nuestra historia familiar, de pareja, traumas y experiencias de vida nos hace grabar en nuestras redes neuronales la sensación de impotencia y “no escapatoria”. Cuando reiteradamente tenemos situaciones de castigo y no sirve lo que haces, se pierde la esperanza y uno se abandona a su suerte. Dejamos de reaccionar ante el dolor porque no pudimos obtener resultados. Entramos en una pasividad y desamparo y las oportunidades dejan de verse. Si en la niñez o en una relación te has ido sintiendo atrapado/a por abuso, maltrato, manipulación, violencia y se generan muchas situaciones con dicho desgaste, se genera por dicha tensión, estrés o estrés postraumático, así nuestra visión se nubla. Se internaliza que no hay nada que pueda hacerse y nos victimizamos. Se pierde la sensación de control y vivimos en un daño silencioso por sobrecarga de nuestro mundo psicológico. Aparecen síntomas como: tristeza, apatía, dolor, abandono, desesperanza y bloqueo.

    Si hemos padecido abusos, negligencia, abandono, maltrato, peleas, broncas ya desde nuestra infancia se pierde la comprensión y el saber afrontar situaciones adversas. Puede llevar a que después las personas tengan relaciones más abusadoras en edades adultas y les cueste manejar los sentimientos encontrados: inadecuación, culpa, vergüenza, autocrítica, baja autoestima, ansiedad, etc. La persona vive con autosaboteo y desesperanza que forma parte del trauma interpersonal complejo que se ha generado en sus relaciones. En este momento a nivel social debido al miedo y a la presión social, pierden su identidad y pierden discernimiento y capacidad de buscar bienestar colectivo por la resignación y desinterés.
    ¿Cuáles son los síntomas?
    -Cognitivos: estados depresivos porque la visión del mundo es negativa. Las creencias son de desesperanza e imposibilidad.

    -Emocional: sensación de desesp

    • 12 min
    T1-Episodio 3: Locus de Control

    T1-Episodio 3: Locus de Control

    El término locus de control viene de la Teoría del aprendizaje Social, de Rotter
    En 1966 desarrolló un test escala para que las personas viesen dónde se situaban el manejo del control en sus vidas. Hasta el 1978 con Wallston y DeVellis no se llegó a una mejor compresión del concepto.

    El locus de control hace referencia al grado en que las personas sienten que pueden tener el control sobre lo que sucede. Hay dos tipos de locus de control:

    Interno: creemos que tenemos el control. Tendemos a nuestras decisiones o capacidades. Es más fácil decidir hacer los cambios y actuar en consecuencia.
    Externo: creemos que los demás y las circunstancias manejan nuestras vidas.

    Cuando vivimos desde el Locus de Control Interno:
    Es más fácil asumir tus responsabilidades ya que te influencia menos lo que los demás piensan o te expresan, te sientes mejor sino te dirigen y te permiten ir a tu antojo y ritmo, te centras en conseguir tus objetivos y buscar la eficacia, puedes ver las dificultades como retos, cuidas más de ti mismo/a, hay más independencia y valoras tus logros.
    Cuando vivimos desde el Locus de Control externo:
    Es más fácil que culpes a las circunstancias o a los demás de lo que te sucede, puedes creer que tienes suerte y tus atribuciones son externas. No confías en tus esfuerzos, ni en tus capacidades para que se generen los cambios. Te resulta difícil tomar decisiones por la incapacidad de confrontar los retos de tu vida y es más fácil que sientas indefensión aprendida.

    ---

    En muchos momentos buscamos la causa dentro o fuera de nosotros. Podemos poner la culpa fuera o dentro. Si todo el tiempo nos sentimos culpables (locus de control interno) o vemos a los demás como causantes (locus de control externo). Esta manera de mirar puede dificultar nuestra manera de vivir. La indefensión aprendida se relaciona directamente con como te posiciones. Si consideras que no hay nada que hacer y te vas a la pasividad, usas el locus de control externo.

    Es importante sentir que tenemos el control para poder hacer cambios y saber que hay situaciones que tienes que aceptar. Si sabes que puedes mejorar es más sencillo tener más bienestar. La actitud proactiva da más confianza y nos permite ser más responsables porque sabemos que podemos gestionar nuestra vida. Ser responsable te permite ser co-participe del vivir. La flexibilidad nos ayuda, por ejemplo, si tenemos locus de control interno, cuando has de aceptar que puedes necesitar ayuda o te toca aceptar lo que nos es cambiable. En situaciones de abuso si buscas que el otro cambie y no aceptas, o intentas que tus parejas o hijos reaccionen,  puede llevar a que te estanques si no aceptas lo que hay. La parte positiva es que te permite ser más líder y sentirte en concordancia con tu interior. Te ayuda a tomar responsabilidad y tener tus propias decisiones. Hay otras personas que prefieren dar a otros las riendas para que dirijan porque creen que no pueden cambiar o afectar al mundo.

    Hay rasgos de personalidad que desde niño ya hace que se pongan en funcionamiento estas tendencias de locus de control interno/externo. Se puede asumir que ambos dan ventajas y desventajas. Tomar consciencia que hay momentos que nos va bien, pero según las circunstancias nos puede perjudicar. El auto-conocimiento es parte de lo que te ayuda a asumirte.
    ¿Qué puede hacerse?

    Saber dónde estás situado/a para no sentirte mal. Si tienes locus de control interno no dar responsabilidad a otros de algo tuyo si tú sientes que lo puedes pasarlo mal. Busca la compatibilidad.
    Si te ves atrapado/a en victimismo o indefensión, cuestionar tus creencias y tratar de afrontarlas puede ser de mucha utilidad.
    Si te cuesta confiar y todo lo deseas hacer tú, o no soportas estar enfermo o que los demás cuiden de ti, observa si puedes flexibilizar algún aspecto o aceptar para vivir cada circunstancia de forma...

    • 8 min

Top Podcasts In Religion & Spirituality

Ascension Catholic Faith Formation
D-Group
Hank Smith & John Bytheway
Joel Osteen
Sadie Robertson
BibleProject