18 episodes

Lo incómodo no es ‘lo malo’ o lo que no te gusta; es simplemente lo opuesto a lo que te hace sentir “en control”, y es justo en esa incomodidad en la que puedes verdaderamente descubrirte. Los seres humanos venimos a evolucionar y a avanzar nuestro propio camino, pero parece que eso se anuncia en las letras chiquitas. La chamba real es darte cuenta de ello y atravesar cada momento incómodo que se presente en tu vida para crecer hasta estar más a gusto contigo, que no es lo mismo que conformarte con quien eres. Serán muchas las incomodidades. Sabrás cuáles son porque te obligarán a retarte:

La incomodidad de saber decir ‘no’.
La incomodidad de ser paciente.
La incomodidad de la confrontación.
La incomodidad de renunciar al ‘deber ser’.
La incomodidad de ignorar el ‘qué dirán’.
La incomodidad de pedir lo que quieres.
La incomodidad de creer en ti.

La incomodidad es esa notificación que llega a tu vida para avisarte que es hora de moverte de donde estás. No trates de escapar de ella, atraviésala porque del otro lado está el propósito de tu vida. En la línea de lo incómodo estamos todos: no vas solo. Todos vivimos momentos incómodos; algunos más, otros menos. Lo que nos diferencia a unos de otros es la decisión de quien está dispuesto a dar el salto.

¿En qué incomodidad te descubriste en auténtica evolución?

Bienvenido al ‘El poder de lo incómodo’, un podcast de Marta Ro en el que escucharás, con un poco de humor, nuevas maneras de conocerte para atravesar las incomodidades de tu vida. La transformación sólo ocurre en lugares incómodos, porque ‘si no creces, te encoges’.

Marta.

El Poder de lo Incómodo El Poder de lo Incomodo

    • Self-Improvement

Lo incómodo no es ‘lo malo’ o lo que no te gusta; es simplemente lo opuesto a lo que te hace sentir “en control”, y es justo en esa incomodidad en la que puedes verdaderamente descubrirte. Los seres humanos venimos a evolucionar y a avanzar nuestro propio camino, pero parece que eso se anuncia en las letras chiquitas. La chamba real es darte cuenta de ello y atravesar cada momento incómodo que se presente en tu vida para crecer hasta estar más a gusto contigo, que no es lo mismo que conformarte con quien eres. Serán muchas las incomodidades. Sabrás cuáles son porque te obligarán a retarte:

La incomodidad de saber decir ‘no’.
La incomodidad de ser paciente.
La incomodidad de la confrontación.
La incomodidad de renunciar al ‘deber ser’.
La incomodidad de ignorar el ‘qué dirán’.
La incomodidad de pedir lo que quieres.
La incomodidad de creer en ti.

La incomodidad es esa notificación que llega a tu vida para avisarte que es hora de moverte de donde estás. No trates de escapar de ella, atraviésala porque del otro lado está el propósito de tu vida. En la línea de lo incómodo estamos todos: no vas solo. Todos vivimos momentos incómodos; algunos más, otros menos. Lo que nos diferencia a unos de otros es la decisión de quien está dispuesto a dar el salto.

¿En qué incomodidad te descubriste en auténtica evolución?

Bienvenido al ‘El poder de lo incómodo’, un podcast de Marta Ro en el que escucharás, con un poco de humor, nuevas maneras de conocerte para atravesar las incomodidades de tu vida. La transformación sólo ocurre en lugares incómodos, porque ‘si no creces, te encoges’.

Marta.

    Acostumbrado a “caer parado”

    Acostumbrado a “caer parado”

    De vuelta en la CDMX y hoy te quiero contar cómo ha sido enfrentarme a la soledad de esta nueva etapa en mi proceso.



    Te hablo de qué es y cómo me he llevado a “caer parada” a lo largo de mi vida.



    Sin importar quién está a mi alrededor, tengo una maña de “caer parada”. No es ‘culpa’ de los demás porque no soy víctima de nadie, pero hoy sí puedo reconocer que lo hago de manera inconsciente, y estoy cansada.



    Mi maña más grande es salirme con la mía.



    Pero de igual manera, ahora sé que estoy dispuesta a dejar de volcar toda mi energía hacia afuera porque estoy lista para ir hacia adentro.



    En la soledad descubrimos cuáles son las herramientas y cuáles los fantasmas que nos acompañan.



    Lo único que te quiero decir es: pies en la tierra. Voltea a verlos porque ahí estás. Donde sea que estén tus pies, tú estás ahí.



    Encuentra tus pies cuando te sientas ansioso, deprimido, en el futuro o en el pasado; cuando estés en todos lados menos aquí, voltea a ver tus pies y recuerda que estás en el presente.



    Sé compasivo contigo. No está ‘mal’ “caer parado”, pero practica otra manera de vivir de modo que sientas tanta confianza de dejarte caer de espaldas con tu gente y los que pueden hacer por ti. Está en ti activar los reflejos para no darte en la madre.



    Bienvenido a ‘El poder de lo incómodo’.



    Si no creces, te encoges.

    • 13 min
    El poder de tu historia

    El poder de tu historia

    Tu historia es poderosísima. Créeme: no hay nada que haya ocurrido en tu vida que no sea perfecto.



    Dentro de ti existen todas las posibilidades, pero es lo que viviste e interpretaste de ello como has construido, para ti, el único mundo posible en el que puedes navegar.



    La humanidad te ha hecho sentir que por aquello doloroso que viviste te falta “algo” o eres menos; sin embargo: no hay nada en tu vida que te invalide.



    Tu historia no te define.

    Tu historia tiene poder.

    No viviste lo que viviste para nada, sino para aportar.



    Si esto es así, entonces ¿A quién le vas a contribuir? ¿A quién vas a escuchar? ¿Con quién te vas a conectar?



    El ser humano se esconde para encajar.



    Pero la gente merecer escuchar tu historia, porque cuando la expresas ves cuántos más viven lo mismo y te sientes acompañado. Date la oportunidad de abrir tu historia con todos sus colores.



    Eres perfecto.

    Eres valioso.

    Mereces todo.

    No hay ninguna parte de tu historia que haya sido un error.



    Bienvenido a ‘El poder de lo incómodo’.


    Si no creces, te encoges.

    • 22 min
    Crear desde la resistencia no jala… cansa

    Crear desde la resistencia no jala… cansa

    En este episodio te hablo acerca de la diferencia entre crear todo en tu vida desde un propósito y desde la resistencia.



    A qué me refiero. Construir algo desde el propósito, y no desde el objetivo de cambiar “lo que no te gusta” o “no te funcionó”, te dará una causa infinita por la que te levantes todos los días, es a lo que podemos llamarle el sentido de la vida.



    Quiero que te plantees tus metas, tus sueños y tus relaciones desde lo que sí eres y lo que sí quieres y no desde “hacerlo diferente" o “mejor” ¿Qué pasa cuando construyes desde este último lugar? Estás metiendo una energía resistente a un nuevo proyecto, meta, sueño o relación, y así no jala.



    La energía que no parte de un propósito se disipa porque el corazón y la esencia nunca estuvieron claros. Decir “esto nunca lo haré” o “yo puedo hacer esto mejor” trae al espacio esfuerzos vacíos y limitados que no llegan a nada más que a parchar lo que no te gusta o para ti está mal. Definir pilares inamovibles en tus proyectos, sueños o relaciones te dará la gasolina infinita y la dirección exacta para lo que quieres crear; todo lo que nazca desde tu propósito, florecerá.



    Cuando tienes una causa infinita, un movimiento detrás que nace de ti, no hay tal como ganar o perder, ser mejor o peor, estar adelante o atrás; se elimina la competencia porque te levantas por y para esa causa, no por metas que te hagan sentir ganador, el mejor, o por el contrario, cuando no se cumplan, un mediocre o perdedor.



    Te cuento sobre la causa infinita que le da pulso a mis proyectos.



    La resistencia te conduce a la lucha sin sentido. Crear lo que para ti es importante no significa luchar contra el mundo, sino a favor de lo que quieres.



    Ir a contracorriente, cansa.

    Ser un rebelde, cansa.



    Construir desde la resistencia es la receta para la destrucción.



    Créeme, sí hay una manera de crear y defender tu vida sin tener que pelearte con el exterior. Si buscas crear algo nuevo, pregúntate qué sí quieres ver, no en contra de qué estás.



    Si peleas, te vas a cansar.



    Si propones, jamás se acabará la posibilidad.



    Cuestiona desde dónde parte cada uno de tus proyectos, sueños, metas o relaciones y así sabrás por qué te sientes nutrido o agotado.



    Bienvenido a ‘El poder de lo incómodo’.

    Si no creces, te encoges.

    • 20 min
    Que no lo entiendas no significa que esté mal

    Que no lo entiendas no significa que esté mal

    En este capítulo te hablo acerca de la validación. Sí, tú también estás en la búsqueda constante de ser aceptado, y por lo tanto, amado.



    Sin importar quién eres, el ego y la mente siempre están esperando ser validados. El problema es ¿Qué tipo de validación buscas?



    Te invito a explorar la validación desde el ‘Yo Soy’, quién soy y hacia dónde voy. Lo que te mete el pie es pedir afuera ‘¡Por favor, quiéranme!’ para aceptar el ser humano que eres.



    En el plano espiritual, la única aprobación que tu alma debería buscar es la de la divinidad, aquello en lo que creas y consideres Creador. Saberte amado y validado de esta manera es también un gesto de agradecimiento a Dios (como le llames), quien te da para ser la persona que eres.



    La validación de afuera nos ha metido en una lucha por saber quién tiene la verdad. La realidad es que nada es real, pues: la manera en la que ves la vida NO es la realidad, sólo es la manera en la que tú ves la vida.



    En la búsqueda de validación constante quieres que los demás vean la vida como tú, te enojas, peleas por tu postura y juzgas desde lo “bueno” y lo “malo”. Nada más agotador.



    No porque no entiendas afuera significa que está mal.

    No porque no te entiendan significa que ellos están mal.



    El “bien" y “mal” nos separa. No hay tal; hay evolución y elección momento a momento.



    En el mundo tiene que haber dualidad para que:

    Tú puedas vivir y ser los frutos de lo “bueno”.
    De lo “malo” tomes las lecciones de tu camino evolutivo. El crecimiento humano y espiritual deviene de atravesar obstáculos, y estos suelen sentirse pesados, sin salida, dolorosos, etc.
    Pero también puedes considerar a la validación como un par de lentes para ver a tu favor.



    Si tu vida es una proyección de quien eres y lo que crees, comienza a validarte de adentro hacia afuera, no al revés. Si validas el mundo exterior desde tu grandeza, el mundo te validará por dentro, pero si lo haces desde tus huecos y tus heridas, te dará la razón de lo mismo.



    Lo que validas de ti internamente lo proyectarás afuera.



    Hoy te pregunto, ¿qué tan conectado -o separado- estás a ti y a la divinidad? Entender que la validación más importante es de ti contigo y desde ti para Dios, el Universo, la energía, etc, te sanará: la conexión sana, la separación lastima.



    Todo parte de comprender que hay mundos distintos, y en la medida que aceptemos la diversidad, podremos crecer y sostenernos con cada elección de vida que hagamos.



    Bienvenido a ‘El poder de lo incómodo’.

    Si no creces, te encoges.

    • 22 min
    Las piñas que te compraste

    Las piñas que te compraste

    ¿Qué piñas del “deber ser” te has comprado?



    En este episodio uso este término para hablarte de condicionamiento social.



    ¿Qué sueños has abandonado por cumplir con la responsabilidad que exige la sociedad?



    Hoy te pido que estés dispuesto a cuestionar tu vida, lo que has hecho por complacer a los demás.



    La clave para encontrar tu camino, tu autenticidad y tu propia manera de vivir es hacer mejores preguntas a la vida que te saquen de la frustración.



    El mundo de ahora tiene nuevas piñas que también te puedes comprar:

    ¡Hay piñas de control!



    Hoy desdoblo contigo las más comunes.



    TODO LO QUE DECIDAS ES VÁLIDO, PERO TIENE QUE VENIR DE TI. Nunca de alguien más. Cuando te compras una piña te sientes estirado a lugares donde no quieres ir, esto porque partes de huecos personales y preguntas que te da miedo hacerte a ti mismo.



    Estamos en un punto social en el que debemos construir a partir de con quienes vivimos y lo que queremos y no de ideas que nos vendieron.



    ¿Hacia dónde quieres llevar tu vida? ¿Cuánto de ésta fue construida a partir del deber ser? ¿Cuánto de lo que has hecho ha sido por complacer a los demás y cuánta soledad se crea en el mundo por saciar ese complacer? ¿Cuándo fue la última vez que realmente escuchaste lo que quieres de ti?



    Hasta que no tengas bien claro quien eres, te valides a ti mismo y cuestiones tus decisiones seguirás viviendo siempre para afuera, siempre en búsqueda de aprobación, siempre dándole la razón a los demás. Quiero que te explores más allá de cómo conoces la vida.



    La única manera en la que realmente te vas a reconstruir es teniendo la valentía de cuestionar profundamente tu vida y tus pasos hacia el legado que tú quieres dejar, no el de alguien más.



    Te va a costar.



    Pero nada se compara a diseñar una vida que te pertenezca. Al final, sí elegí comprarme una piña, escucha cuál es.



    Bienvenido a ‘El poder de lo incómodo’.


    Si no creces, te encoges.

    • 23 min
    El peso de tu apellido, ¿lo llevas o lo cargas?

    El peso de tu apellido, ¿lo llevas o lo cargas?

    ¿Sabes de dónde vienes?



    Tu apellido es por una razón: tienes la responsabilidad de avanzar tu linaje, y con ello, a la humanidad.



    En el episodio de hoy te cuento por qué estoy tan orgullosa de ser Rosas y ser Ocampo.



    En América Latina, el peso de un apellido es muy importante, te puede abrir o cerrar caminos. Hoy te pido que cuestiones esta cultura “de las familias” y explores la historia de tu linaje ¿Qué dice tu apellido de lo que han construido tú y los tuyos?



    Mi apellido dice amor, garra, propósito, pasión y valentía. Además, comparto contigo una lección valiosa que aprendí de mi linaje: las personas que logran lo más grande NO tienen una vida perfecta. En la medida que comprendamos esto, seremos capaces de creer que SÍ es posible lograrlo también.



    Pregúntate de qué se trata tu apellido más allá de lo que la sociedad piensa que es.



    Me gusta pensar que las generaciones previas construyeron una puerta que atraviesas y dejas abierta para los que vienen. Ese camino recorrido detrás es el que debes honrar.

    Honrar el camino de nuestros antepasados nos permite realmente reconstruir el mundo en el que vivimos hoy. Piensa que no eres quien eres por lo que tienes, sino porque honras cada cosa que te es dada para con ello crecer y dejar un legado en el mundo.



    Ejercicio. Te invito a tener pláticas con tus papás, tus abuelos y tu familia; reconéctate con ellos; exploren su árbol genealógico, eso te va a dar mucha información para entender rasgos de tu propia vida.



    Finalmente, recuerda que tu historia no te define. Puedes dejar una descendencia y un legado poderoso si tú así lo eliges.



    Bienvenido a ‘El poder de lo incómodo’.

    Si no creces, te encoges.

    • 22 min

Top Podcasts In Self-Improvement

Listeners Also Subscribed To