284 episodes

Un Momento con Dios impactará cada momento de tu día y tu vida para siempre. Es una bendición caminar juntos cada mañana, conocer más profundamente al Padre que tenemos y los tesoros de su Palabra, y sobre todo, ser desafiados de manera práctica a aterrizar lo que aprendemos en nuestra vida, un día a la vez, un momento a la vez. Support this podcast: https://podcasters.spotify.com/pod/show/canaan-usa-podcast/support

Un Momento Con Dios Canaan USA by Liliana García

    • Religion & Spirituality
    • 5.0 • 2 Ratings

Un Momento con Dios impactará cada momento de tu día y tu vida para siempre. Es una bendición caminar juntos cada mañana, conocer más profundamente al Padre que tenemos y los tesoros de su Palabra, y sobre todo, ser desafiados de manera práctica a aterrizar lo que aprendemos en nuestra vida, un día a la vez, un momento a la vez. Support this podcast: https://podcasters.spotify.com/pod/show/canaan-usa-podcast/support

    Marzo 1, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Marzo 1, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Palabra de Dios: “Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.” Juan 1:16-17



    Perlas: De la plenitud de Cristo tomamos todos, y gracia sobre gracia. Esto significa, gracia sobre gracia, que es un regalo inmerecido está fluyendo constantemente, que nunca termina ni se agota. Todos los que hemos creído en Cristo, que hemos aceptado Su sacrificio único y perfecto en la cruz, estamos siendo abrazados e inundados por esa gracia de manera permanente, desde el día que tomamos la decisión de creer y aceptar Su regalo de salvación, desde ese día Dios Padre nos alcanzó; salvarnos fue esa primera manifestación de Su gracia, pero Su gracia nos sigue alcanzando cada día, transformando, llenando y llevando hacia Él; Su gracia nos envuelve cada día y nos invita a una aventura que nunca termina, de conocerlo, de entregarnos, de aprender a descansar en Él…y esa aventura de gracia dura toda la vida y nos llevará a la eternidad.



    No sé si te ocurre a ti, pero muchas veces, al ver que recaigo en las mismas cosas, y Dios con paciencia nuevamente me corrige, me enseña, me anima, me perdona, me sana y me levanta…me he preguntado si Él no se cansa de mí. Allí abro paso a la culpa, a la frustración, a ser dura conmigo misma y a cansarme de mí misma. “¡Otra vez caíste en lo mismo! ¿Otra vez cometiendo los mismos errores? ¿Hasta cuándo?” Pero, qué bueno que esa es mi carne, mi humanidad hablando de esa manera, no Dios. Por eso mi mente me lleva a pensar que tal vez Dios piensa o se siente como yo, pero ¡qué bueno que eso no es así de ninguna manera! Al contrario, precisamente para derribar esas mentiras está Su Palabra, Su verdad. Y Su verdad dice que Él nos da GRACIA SOBRE GRACIA. Su gracia, Su favor inmerecido, Su perdón, Su paciencia, Su amor, Su misericordia…están siendo derramados sobre mí y sobre ti de manera constante, en abundancia. Son bendiciones continuas, amor y favor inmerecidos, incesantemente envolviéndonos. Eso es gracia sobre gracia.Leímos también que la GRACIA y la VERDAD vinieron a través de Jesús. La ley vino a través de Moisés, pero la gracia y la verdad llegaron a través de Jesús. Dios Padre nos ofrece a través de Jesús, gracia, que es favor, perdón y salvación inmerecidos; pero además, a través de Jesús llegó a nosotros la verdad.

    La verdad acerca del Reino de los cielos, la verdad acerca de Dios (del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo), la verdad acerca de Su amor y acerca de Su justicia, la verdad acerca de esta vida y todos los asuntos de esta vida en esta tierra, la verdad acerca de la vida eterna, acerca de la ley, acerca de la religión, acerca del enemigo de nuestras almas, acerca de cómo podemos vencer en las batallas y en las tentaciones…la verdad acerca de Su plan, acerca del futuro y acerca del fin. Jesús dijo: “Yo soy el camino, Yo soy la verdad y Yo soy la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.” Juan 14:6. Ese es el mejor resumen de Quién es Jesús y para lo que Él vino a esta tierra: A mostrarnos el único camino (Él), a mostrarnos la única verdad (Él), y a mostrarnos la verdadera vida (Él).

    Al creer en Jesús y recibirlo en el corazón, estamos recibiendo todo lo que necesitamos aquí, hoy, de este lado del cielo, y por una eternidad, del otro lado del cielo.Gracia es favor o regalo inmerecido. Pensemos un poco más en esto porque es algo maravilloso que todos necesitamos entender cada día más y más. Su gracia nos basta, Su gracia es más que suficiente. Dentro de la gracia que el Señor nos ofrece están incluídos muchos otros regalos (de manera inmerecida también), como misericordia, ayuda, socorro, generosidad, provisión, bendición, perdón, salud, libertad, paz, una familia, un llamado, un propósito, una comunidad, y la lista es eterna...



    Lee completo este devocional descargando nuestra app

    • 14 min
    Febrero 29, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Febrero 29, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Palabra de Dios: “Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” Santiago 4:6

    “Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, y a los humildes dará gracia.” Proverbios 3:34

    “Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” 1 Pedro 5:5



    Perlas: Al leer estas tres porciones de la Palabra podemos ver claramente que para recibir gracia, necesitamos ser humildes. La humildad no es algo que pueda fingirse, mucho menos delante del Señor. Es posible engañar a los hombres, pero de Dios nadie se burla, Él no puede ser burlado ni engañado. Todo lo sabe y todo lo ve. Se ha malinterpretado en medio de nuestra cultura que alguien humilde es alguien pobre o sin recursos, y eso no puede estar más lejos de la realidad. Muchas personas son pobres financieramente hablando, pero soberbias en su corazón. De la misma manera, hay personas exitosas financieramente, pero tienen un corazón humilde delante del Señor. Esto tal vez no se pueda ver con los ojos naturales, porque muchas veces las apariencias nos engañan, pero Dios puede ver las profundidades del corazón humano. Así que hay pobres humildes y pobres soberbios, y hay ricos humildes y ricos soberbios…hay de todo. El punto es que la humildad no está basada en los recursos financieros, ni en la educación, ni en el apellido. La humildad es una postura del corazón. La consciencia interna y permanente que nada tenemos que nos haya sido dado, y que todo proviene de Dios. Él es el autor y creador de todo lo que somos, de todo lo que tenemos, de todo lo que alcancemos, Él es el autor, aún la vida misma, todo nos ha sido dado por Él y para Él.

    Humildad es el entendimiento de que sin Él nada podemos hacer. Sin Él no somos nada. Humildad es entender en el espíritu que toda la gloria es de Él…no de la boca para afuera…es fácil decir, y se ha vuelto un cliché cristiano decir ¡gloria a Dios!, pero en el fondo del corazón, ¿qué piensa cada persona? ¿Piensa que tiene mucho que ver con lo que ha logrado? ¿Piensa que parte de la gloria es suya? ¿Piensa que “se hizo solo”? Esas famosas frases: “A mí me tocó solo, yo me hice solo, yo he construido esto solo, a mí nadie me ayudó, nadie me dio la mano, yo, yo, yo, yo…”

    A veces la soberbia se oculta detrás de una falsa humildad…pero no por mucho tiempo. La Biblia dice que de la abundancia del corazón habla la boca, y que todo lo oculto finalmente saldrá a la luz, que nada quedará oculto para siempre. En fin…volviendo al tema de hoy, acerca de la gracia del Señor. Es importante aclarar lo de la humildad porque si no hay humildad, no hallaremos gracia; y pero aún, dice la Palabra que Dios resiste a los soberbios. ¿Qué significa que Dios resiste a los soberbios? He aprendido que Dios nunca rechaza, ni puede dejar de amar, Él es amor. Pero entiendo que ese resistir tiene que ver con que Dios los suelta, los deja ir, como al hijo pródigo, hasta que llegue el día de su propio final y escojan volver al Padre con humildad, conscientes de su necesidad de Dios. El soberbio está lejos del corazón del Padre, aunque esté metido dentro de las paredes de una iglesia todos los días y sea un gran líder. Es como el hermano mayor de la historia del hijo pródigo. El hermano mayor vivía en la casa, nunca se fue, pero estaba muy lejos del corazón del Padre, estaba resentido y era soberbio.

    Cuando nos acercamos a Dios y al trono de Su gracia, debemos hacerlo con humildad…el humilde es consciente de su necesidad desesperada de Dios, de Su gracia, de Su misericordia y de Su socorro. El humilde sabe, sabe, sabe, que sin Dios está perdido. Esa persona humilde siempre hallará gracia, misericordia y oportuno socorro...



    Lee completo este devocional descargando nuestra app: https://urlgeni.us/0MujO



    Podcast origi

    • 15 min
    Febrero 28, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Febrero 28, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Palabra de Dios: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:15-16

    Perlas: Una de las cosas que más Dios quiere hacer en cada uno de nosotros es limpiar y sanar la imagen que tenemos de Él. En el sistema religioso se nos presenta una imagen de un dios castigador, inmisericorde, impaciente…un dios que al que hay que solo se puede complacer con perfección, con sacrificios y penitencias; un dios al que nadie realmente se quiere acercar, por eso mucho huyen de Dios sirviéndole a Dios dentro de la iglesia. Algo así como lo que escuchamos desde niños “el que peca y reza, empata”. Esto explica por qué cuando pecamos, el último lugar donde queremos ir es ir a estar a solas con Dios, lo último que queremos hacer es abrir la Biblia, mucho menos orar, ni qué decir de escuchar Su voz. La religiosidad nos llevó a muchos de nosotros a tener una imagen distorsionada de Dios.
    Pero, cuando el Señor de una u otra manera nos arranca del sistema religioso y comenzamos a conocerlo a Él, libres de la manipulación, de la corrupción del sistema, libres del temor al hombre…allí comenzamos a conocer el corazón del Padre, el corazón del Hijo, y el corazón de Su Santo Espíritu. Aprendemos a leer Su Palabra con hambre de conocerlo más cada día. Él nos enseña a callar en Su Presencia y escuchar Su voz…comenzamos a ver ese Padre que nos abraza, nos perdona y nos consuela; comenzamos a conocer a Jesús que dejó Su trono para nacer en un pesebre, caminar por esta tierra siendo 100% Dios y 100% hombre, siendo tentado en todo (pero jamás pecó) y morir en una cruz por ti y por mí, recibió sobre sí el castigo por nuestros muchos pecados, derramó toda Su sangre por amor a ti y a mí, con tal que alcanzarnos algún día, salvarnos, y sanarnos. Y comenzamos a conocer también al Espíritu Santo que vino a habitar dentro de nosotros para recodarnos todo lo que Jesús vino a enseñarnos en esta tierra, para guiarnos a la Verdad, para hacer la obra de transformación y santificación en nosotros hasta completarla. Este es el verdadero Dios, al que podemos venir cada vez que queramos o necesitemos. Él siempre está esperándonos. Siempre.


    Por eso dice la Palabra que nos acerquemos CONFIADAMENTE. Porque Él no es como algunas autoridades religiosas, ni como algunos padres, que juzgan y demandan de sus seguidores, o de sus hijos, estándares que ni siquiera ellos mismos pueden cumplir. Por eso dice que no tenemos un sumo sacerdote que NO PUEDA compadecerse de nuestras debilidades, todo lo contrario, nuestro sumo sacerdote, Jesús, puede compadecerse 100% con nuestras debilidades porque Él las vivió, fue tentado en todo como nosotros, pero nunca pecó.
    Entremos CONFIADAMENTE al trono de la gracia. El trono de la gracia…imagínate un trono. El gran Rey de reyes sentado en Su trono alto y sublime, gobernando y reinando sobre todo y todos…pero tiene tiempo para ti y para mí. Él tiene tiempo para nosotros, Sus pequeños. Y dice que entremos tranquilos, confiados, como un niño pequeño puede entrar a la habitación de sus padres que lo aman y lo cuidan incondicionalmente, cada vez que él los necesite o simplemente quiera estar con ellos. Así tal cual podemos presentarnos ante el trono de la gracia. Es un trono de gracia, no de juicio. Otra definición de gracia es: ausencia de juicio. Dios no nos juzga, ya Él hizo todo y lo entregó todo para proveer el perdón y la salvación nuestra. Todo el juicio y la condenación que nosotros merecíamos cayó sobre Jesús, por causa de la cruz, por causa de la obra perfecta y culminada de Jesús en aquella cruz, nosotros fuimos justificados...

    Lee completo este devocional descargando nuestra app: https://urlgeni.us/0

    • 12 min
    Febrero 27, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Febrero 27, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Palabra de Dios: “Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados. Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo—el líder de los poderes del mundo invisible—, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Por nuestra propia naturaleza, éramos objeto del enojo de Dios igual que todos los demás.

    Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. ¡Es solo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados! Pues nos levantó de los muertos junto con Cristo y nos sentó con él en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo Jesús. De modo que, en los tiempos futuros, Dios puede ponernos como ejemplos de la increíble riqueza de la gracia y la bondad que nos tuvo, como se ve en todo lo que ha hecho por nosotros, que estamos unidos a Cristo Jesús.

    Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo.” Efesios 2:1-9

    Perlas: Sabemos que gracia significa favor o regalo inmerecido. Dios nos extendió Su gracia y con Su gracia nos alcanzó. Tenemos un Padre que nos ha tratado tanto con gracia como con misericordia. Su gracia y Su misericordia son infinitas. Y son dos cosas diferentes. Gracia significa que recibimos algo que no merecemos, como perdón, sanidad y salvación, bendición y vida eterna. Misericordia significa que no recibimos lo que merecemos, como por ejemplo, castigo, condenación, maldición y muerte eterna.

    Gracia es cuando Dios derrama Su bondad sobre nosotros aunque seamos indignos. Gracia es que Dios Padre entregó lo más preciado que tenía, Su Hijo, por ti y por mí, aunque nosotros no lo merecíamos. Gracia es que fuimos perdonados y no solo eso, sino que Dios ya no se acuerda de nuestros pecados, eso es gracia. Gracia es que fuimos amados por Él mucho antes que nosotros le amáramos a Él. Gracia es que podemos dormir cada noche sabiendo que Dios no duerme cuidándonos. Gracia es poder despertar cada mañana, respirar, ver el cielo y caminar en paz sabiendo que es un nuevo día, con nueva misericordia, y que es un día que Dios de antemano preparó para nosotros… Sin merecerlo. Gracia es haber sido adoptados como hijos, sin merecerlo, y no tener que seguir viviendo la vida como huérfanos. Gracia es poder ser la habitación del Espíritu Santo, sin merecerlo, disfrutar Su presencia, Su compañía, Su guía. Gracia es saber que no tenemos que preocuparnos por mañana porque mañana también estará Su gracia acompañándonos.

    Solo basta mirar alrededor…todo lo que tenemos, todo lo que somos, todo lo que hemos podido aprender y entender, todo lo que hemos podido alcanzar, todo lo que hemos podido construir, todas las personas que hemos podido conocer, las personas que hemos podido ayudar, las personas que nos han ayudado a nosotros, todos los paisajes que nuestros ojos han visto, nuestra familia, nuestra comunidad, el privilegio de servirle a Dios, el privilegio de conocerlo, de poder leer Su Palabra y atesorarla en medio de nuestro corazón y usarla como nuestra espada… El más alto de todos los privilegios…Poder tener una relación profunda y genuina con Dios y escuchar Su voz… Todo eso, absolutamente todo eso es GRACIA.

    Lee completo este devocional descargando nuestra app: https://urlgeni.us/0MujO

    Podcast original de canaanusa.org & Liliana García


    ---

    Send in a voice message: https://podcasters.spotify.com/pod/show/canaan-usa-podcast/message
    Support this podcast: https://podcasters.spotify.com/pod/show/canaan-usa-podcast/support

    • 13 min
    Febrero 26, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Febrero 26, 2024 - Tu Gracia me Basta

    Palabra de Dios: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” 2 Corintios 12:9-10


    Perlas: Pablo tenía un aguijón en su carne, no se sabe a ciencia cierta qué era lo que Pablo tenía, pero él lo llamó un “mensajero de satanás”, y dice que le pidió al Señor tres veces que lo retirara de su vida, y la respuesta de Dios fue: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad”. Pablo lo entendió de tal manera que fue inundado con gozo, comenzó a gloriarse en sus debilidades porque sabía que en cada área débil de su vida reposaría el poder de Cristo. Comenzó a gozarse en las debilidades, en cada necesidad, en las persecuciones y en las angustias… Y dijo: “¡porque cuando soy débil, entonces soy fuerte!


    Joel 3:10: “Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy.”


    Todos tenemos áreas en nuestras vidas en las que somos fuertes y otras, en las que somos débiles. Ambas cosas son dadas por Dios. La prueba en cuanto a las áreas fuertes es mantenerse humildes reconociendo que en esa área somos fuertes porque a Dios le plació hacernos fuertes en ese aspecto de nuestra vida, la gloria es de Él. Y la prueba en cuanto a las áreas en las que somos débiles es confiar en la promesa de Dios que dice que Su poder se manifestará, se perfeccionará y será visto en nuestra debilidad. Igualmente, aquí la gloria es para Él.


    En medio de los tiempos difíciles, cuando nos sentimos débiles, vulnerables, indefensos, sin piso, sin rumbo, sin esperanza, sin fuerzas, y aún hasta nos falta el aire y la fe… Allí en los puntos bajos de la vida, qué bueno es recordar esta porción de la Palabra. Reconocer y aceptar nuestra debilidad; porque cuando reconocemos que no tenemos fuerzas, allí entran Sus fuerzas. Solamente cuando llegamos al punto de aceptar que NO SOMOS SUFICIENTES para resistir la prueba o la tormenta, es allí entonces cuando la gracia del Señor ES SUFICIENTE. Mientras nosotros creamos que tenemos suficientes fuerzas y recursos para vencer, estaremos caminando en nuestras fuerzas, pero cuando caemos de rodillas rendidos reconociendo que no podemos más, suplicándole al Señor que ya detenga la tormenta, allí escucharemos y recibiremos el cumplimiento de la promesa: Su poder se manifestará en nuestra debilidad y Su gracia nos bastará.


    Notemos que dice “Bástate mi gracia”. No dice “Mi gracia te bastará”, dice “bástate mi gracia”. Es una Palabra en tiempo presente…HOY. El Señor nos está diciendo a ti y a mí que Su gracia nos basta y nos es suficiente para vivir este día, para vencer hoy, para ver Su salvación hoy, para ver Su poder hoy, para verlo pelear por nosotros hoy, para ver Su amor alrededor de nosotros. “Bástate mi gracia”… El Señor nos está invitando a reconocer Su grandeza y nuestra pequeñez, Su poder y nuestra debilidad, Su suficiencia y nuestra insuficiencia. Es una invitación a la dependencia absoluta de Él, a nunca caer en el error de creernos autosuficientes y que podemos vivir independientemente de Él… Porque ese sería el principio del fin.


    Oración: Padre, mi amado Dios, muchas veces como Pablo te he pedido que me liberes y que detengas tormentas. Te he visto detener tormentas. Te he visto sanar. Te he visto restaurar. Te he visto transformar mi vida y la vida de otros. Te he visto tomar áreas de mi vida que eran débiles y las has tornado en áreas muy fuertes para Tu gloria. Te he visto hacer lo imposible. Conozco Tu gracia. Mis ojos han visto Tu bondad y Tu Gloria...

    Lee completo este devocional descargando nuestra app: https://urlgeni.us/0MujO

    • 14 min
    Febrero 25, 2024 - ¿Por qué a mí?

    Febrero 25, 2024 - ¿Por qué a mí?

    ¿Por qué a mí?

    Dios, ¿por qué me está pasando esto a mí? A través de Su Palabra y a través de una relación profunda con Dios, escuchando Su voz, podremos lograr comprender en parte el por qué de las cosas que vivimos. Algunas veces veremos respuestas pronto, otras veces con el paso de los años, y algunas cosas las entenderemos en el cielo. Pero lo que sí es seguro es que existe un POR QUÉ y un propósito perfecto de Dios en todo. Es importante reconocer y recordar que nunca podremos comprender totalmente los pensamientos de Dios porque son más altos que los nuestros, además Él es Dios, es soberano, y Él decide hasta dónde nos revela, cuánto nos revela y cuándo.



    De lo otro que podemos estar seguros es de que Él camina a nuestro lado a través de cada dolor, cada tristeza y cada prueba. Jamás nos abandona. Él siempre está. Y en esa verdad y en esa realidad está nuestro mayor consuelo.



    Oración: Padre, gracias por ser un Padre lleno de amor, ese amor que me llena, me da fuerzas y me sana. Gracias porque sé que puedo encontrar refugio y consuelo en Ti. Gracias porque guías mis pasos para que mis pies no tropiecen y para que no me desvíe. Gracias porque aunque ande en el valle de sombra de muerte, puedo tener la paz y la certeza de Tu Presencia en mí y alrededor de mí.



    Te entrego en esta hora todas las cargas pesadas que tengo en mi corazón. No hay nada oculto para Ti, todo lo sabes, todo lo ves, y sé que conoces hasta el último de mis pensamientos. No quiero, ni puedo, seguir llevando estas cargas. Te entrego todo este peso, lo rindo a Tus pies. Escojo, tomo la decisión una vez más de seguir confiando en Ti, creyendo en Tus promesas y descansar en el saber que todo lo que estoy viviendo tiene un propósito. Todo, aún lo que no entiendo, lo que no quisiera tener que estar viviendo, todo es parte de Tu plan perfecto y Tú harás que todas las cosas obren a mi favor.



    Gracias por Tu Santo Espíritu que es mi consolador, mi consejero y mi ayudador. Gracias Espíritu Santo por darme fuerzas, por sostenerme cuando siento desfallecer, y por recordarme la Palabra, por afilar mi espada y ayudarme a levantar mi escudo para apagar todos los dardos que el enemigo me ha lanzado en este tiempo. Gracias Espíritu Santo porque cuando no sé cómo orar, Tú oras por mí con gemidos indecibles.

    Gracias Padre. Gracias Jesús. Gracias Espíritu Santo.



    Reto del día: ¿Por qué a mí? ¿Qué respuestas recibiste esta semana a esa pregunta? ¿Qué pudiste ver que antes no veías? Escribe tus respuestas en tu journal y atrévete a compartir con alguien lo que Dios te ha enseñado esta semana. Pídele al Señor quién a tu alrededor necesita escuchar lo que has entendido hasta hoy acerca de por qué tú estás viviendo lo que estás viviendo.



    Podcast original de canaanusa.org & Liliana García


    ---

    Send in a voice message: https://podcasters.spotify.com/pod/show/canaan-usa-podcast/message
    Support this podcast: https://podcasters.spotify.com/pod/show/canaan-usa-podcast/support

    • 7 min

Customer Reviews

5.0 out of 5
2 Ratings

2 Ratings

Top Podcasts In Religion & Spirituality

Ascension
Tara-Leigh Cobble
Sadie Robertson Huff
Girls Gone Bible
Hank Smith & John Bytheway
BibleProject Podcast

You Might Also Like

Wenddy Neciosup
Roka Stereo
María José Álvarez Betín
danielhabif
Dudas Media