105 episodios

La Biblia nos habla de un Dios creador que es Santo, infinito, no tiene principio ni fin; la verdad más profunda es que este infinito Dios, está ahí y no está callado, Hebreos 1:1-2 nos dice que él habló en otras épocas por medio de los profetas, pero en estos días nos ha hablado por medio de su Hijo. Acallar su voz, abandonar su sabiduría e instrucción, es hallar angustia y desesperación.

¡Confiemos, volvamos y descansemos en la inconmovible Palabra de Dios! Ahí encontraremos agua, pan y descanso para nuestras almas agotadas.

Bienvenidos a Dios no está callado.

Dios no está callado Dios no está Callado

    • Religión y espiritualidad
    • 5.0 • 3 calificaciones

La Biblia nos habla de un Dios creador que es Santo, infinito, no tiene principio ni fin; la verdad más profunda es que este infinito Dios, está ahí y no está callado, Hebreos 1:1-2 nos dice que él habló en otras épocas por medio de los profetas, pero en estos días nos ha hablado por medio de su Hijo. Acallar su voz, abandonar su sabiduría e instrucción, es hallar angustia y desesperación.

¡Confiemos, volvamos y descansemos en la inconmovible Palabra de Dios! Ahí encontraremos agua, pan y descanso para nuestras almas agotadas.

Bienvenidos a Dios no está callado.

    T4 E10 Juan 14: Una misión victoriosa

    T4 E10 Juan 14: Una misión victoriosa

    En el capítulo 14 de Juan vemos que Jesús se preocupa de afirmar a los 11 en su amor. Piensa en esto, El Señor había suplido todas las necesidades físicas, emocionales y espirituales de los discípulos, y  ellos no podían imaginar la vida sin él.  Naturalmente, reaccionaron a su pronta muerte con miedo y terror, estaban perturbados, probablemente ellos sólo estaban viendo la muerte de su Señor en términos de qué perderían ellos, no de qué ganaría Jesús. Sabemos por el testimonio de las Escrituras que por medio de su muerte, su ministerio recibiría vindicación, su mensaje recibiría verificación y  su misión sería victoriosa. A causa de la obediencia de Jesús al Padre hasta su muerte en la cruz, esta obra redentora  hoy nos da verdadera libertad y salvación, y nos promete que un día estaremos con él para siempre. Este mensaje tiene el poder de calmar y dar paz a nuestros corazones, no sólo el día que él vino a nuestros corazones, sino todos los días hasta el día que él nos llame a su presencia o él vuelva por nosotros.

    • 12 min
    T4 E7 Salmo 52: Lo que está detrás de nuestras palabras

    T4 E7 Salmo 52: Lo que está detrás de nuestras palabras

    Pocas veces nos detenemos a pensar lo que está en el fondo de lo que hablamos y de cómo nuestras palabras afectan o edifican a los demás. 



    A través de este salmo, se nos invita a reflexionar sobre cómo nuestras palabras son dirigidas por el discurso del corazón. Si amamos la verdad, nuestra boca hablará lo que sea necesario para edificar, pero si amamos la maldad, nuestra boca será un arma letal que destruirá a todo aquél que se interponga en nuestros anhelos. 



    Cuando nuestro corazón está lleno del evangelio, nuestro corazón dejará de buscar estar seguro en otras cosas y nuestra boca estará lista para adorar y edificar. 

    • 18 min
    Juan 14: La paz de Dios

    Juan 14: La paz de Dios

    En la noche antes de su muerte, el Señor Jesucristo habla palabras de esperanza a sus discípulos, los cuales tenían gran necesidad de recibir consuelo y aliento. Jesús fue la fuente de verdad para ellos durante todo su ministerio y él les promete que a él irse, les dejaría una fuente de consuelo y de verdad, y les anuncia que les enviaría al Espíritu Santo quien les guiaría, consolaría y enseñaría. Pero no sólo esto, Jesús también les prometió que a pesar de estar a las puertas de su muerte, esta sería solo temporal; él les promete que su muerte no terminaría la relación con ellos, su unión a ellos era indisoluble, como lo es para todos los creyentes. Como nos dice Romanos 8:38-39 ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos jamás del amor de Dios.

    Jesús en medio de esta conversación con sus discípulos, pronuncia las hermosas palabras que son una poderosa promesa hasta nuestros días: La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da (Juan 14:27). Jesús ofreció a sus seguidores una paz inconmovible por los sucesos de este mundo y que perdura para siempre.

    • 17 min
    Juan 14: Consuelo para corazones angustiados

    Juan 14: Consuelo para corazones angustiados

    En los capítulos 13 y 14 de Juan vemos que los últimos días de los discípulos habían sido una montaña rusa de emociones, sus esperanzas fervientes habían llegado al máximo durante la entrada triunfal; solo para que se vinieran abajo cuando Jesús anunció su muerte inminente. Por si esto fuera poco, estaban en asombro al oír a Jesús predecir que uno de ellos lo iba a traicionar y que Pedro le negaría tres veces. Al igual que los judíos, quizás los discípulos veían en él a un rey conquistador y el concepto de un Mesías moribundo no cabía en su teología, quizás en su cabeza podrían estar pensando que ellos lo habían dejado todo por seguirle a él, y ahora al parecer él los estaba dejando a ellos. Las palabras que Jesús dirige hacia ellos en estos capítulos, no estaban enfocadas en la situación terrible que le estaban por suceder; él sabía que su mundo estaba por ser estremecido. En su lugar, él les dirige palabras para asegurarlos en su amor, y en que ellos tuvieran paz en medio de lo que estaba por venir, él hizo hincapié en su cuidado total por ellos, en que se preocuparía por consolarlos aún cuando él ya no estuviera físicamente entre ellos, él les da razones tangibles y confiables basado en su amor profundo por ellos y por todos aquellos que les seguiríamos en la fe.

    Este mundo está lleno de falsas esperanzas, todas las fuentes de consuelo y esperanza que este mundo ofrece no son más que “cisternas rotas que no retienen agua” quien pone su fe en estas cisternas encuentran aún más desesperanza. Si tu este día puedes decir que la salvación de Jesús está en tu vida, puedes contarte como bendecida. La salvación que el Señor te ha dado no es un premio de consolación, es la Esperanza que nos llena de gozo en medio dela tristeza y las pruebas, y es la fuerza que nos hace ponernos en pie para enfrentar esta vida cada día. 

    • 19 min
    T4 E7 Juan 13: Jesús anuncia la negación de Pedro

    T4 E7 Juan 13: Jesús anuncia la negación de Pedro

    Jesús le había dado una advertencia no sólo a Pedro sino también al resto de sus discípulos a no confiar en ellos mismos cuando les dijo que no dejaran de orar para que no cayeran en tentación (Mt. 26:41) ¿Cuál tentación? La de confiar en ellos mismos. Confiar que ellos tenían todo bajo control. Pensar que no había nada que los hiciera desfallecer.

    Así como Jesús cuidó de sus discípulos y los guió para que confiaran en él y no en sus fuerzas, es lo mismo que hace hoy con nosotros. El evangelio se trata de lo que Jesús hizo para salvarnos, no se trata de nuestras habilidades para ganarnos el favor de Dios. El Señor sigue trabajando en nuestros corazones para que dejemos cada día de poner nuestra esperanza en nosotros mismos y que cada día podamos obtener nuestra esperanza en lo que él hace en nosotros.

    La historia de Pedro es un buen recordatorio de que aunque fallemos, Jesús estará para restaurarnos, para que un día podamos estar donde él está para siempre. 

    • 12 min
    T4 E6 Salmo 51: Un corazón arrepentido y humillado

    T4 E6 Salmo 51: Un corazón arrepentido y humillado

    El pecado no es solamente las cosas externas que vemos tanto de los demás como en nosotros mismos, es una actitud del corazón que muestra un desafío a la autoridad de Dios, es querer estar por encima de él. 



    A través del Salmo 51 el salmista nos recuerda que nuestro pecado, aunque muchas veces es una acción en contra de otras personas o nosotros mismos, es primeramente contra Dios, por lo tanto, somos merecedores de su juicio. Dentro de nosotros no hay nada que podamos hacer para remediar esto, puesto que somos pecadores desde nacimiento. 



    Es por eso que el salmista nos dirige al único que puede limpiar nuestra suciedad. Solamente Dios puede lavar nuestro corazón y perdonarnos.

    • 27 min

Reseñas de clientes

5.0 de 5
3 calificaciones

3 calificaciones

susie gzz ,

Me encantó

Gracias a Dios por su palabra

Top podcasts en Religión y espiritualidad

¿Qué Haría Jesús?
New Fire
365 con Dios
Wenddy Neciosup
Las Historias Ocultas de la Mano Peluda
Las Historias Ocultas
Paramita
Paramita, Centro Budista Sakya
Meditación Guiada | Meditaciones Guiadas | Meditar | Relajación | Sí Medito | En Español
Rosario Vicencio - Guía de meditación, reiki master y coach de bienestar.
Iglesia Bautista Internacional
Iglesia Bautista Internacional